ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/06 > Kazajistán: el oro negro y la ira

Una riqueza petrolera confiscada

Kazajistán: el oro negro y la ira

El movimiento nacido en 2011 en varias empresas petroleras kazajas fue brutalmente reprimido por el presidente Nursultán Nazarbáiev. Pero el régimen no ha conseguido silenciar el descontento de los obreros; una parte de la población está cada vez más molesta al ver a una pequeña minoría ostentar una opulenta riqueza. Estos acontecimientos prueban que existe una sociedad consciente de su fuerza.

por Régis Genté, junio de 2012

Para obtener algunas migajas más de la tarta que representa este país –cinco veces más grande que Francia y dueño de un subsuelo muy rico–, miles de trabajadores del petróleo (nieftianiki) del oeste de Kazajistán lanzaron, en mayo de 2011, el movimiento de huelga más importante desde la independencia, en 1991. Siete meses después, el 16 de diciembre, en la pequeña ciudad de Janaozen, la policía disparó sin intimación previa a una muchedumbre exasperada. Balance oficial: diecisiete muertos, todos civiles; según fuentes locales, unos cuarenta.

Durante toda la huelga, a pesar de las presiones y los 2.500 despidos arbitrarios, los nieftianiki fueron pacíficos. Habían querido una huelga “seca” (sin alcohol) y limpia; todas las tardes barrían la plaza central de Janaozen, donde venían celebrando sus asambleas desde el verano. Ahora, el poder kazajo empezó las negociaciones ­sobre la cuestión de los despidos y las reivindicaciones salariales, mientras la sangre vertida calmaba (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Acceso gratuito a nuestros contenidos hasta el 12 de abril debido a la situación excepcional provocada por el COVID-19.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Recuadro

En cifras