ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/07 > Israel y la tercera amenaza

A la búsqueda de un nuevo enemigo

Israel y la tercera amenaza

El asalto de la marina israelí a la flotilla de ayuda humanitaria para Gaza y la muerte de nueve pasajeros han suscitado una fuerte condena internacional. Lejos de ser un simple error, este ataque confirma el giro radical tomado por las autoridades israelíes respecto del derecho humanitario internacional y las organizaciones de defensa de los derechos humanos.

por Eyal Weizman y Thomas Keenan, julio de 2010

Aún deben esclarecerse numerosos detalles de la manera en la que un comando de la marina israelí se apoderó del Mavi Marmar, el buque insignia de la flotilla de ayuda humanitaria para Gaza, la madrugada del 31 de mayo de 2010. Cualesquiera que sean los resultados de la investigación, este ataque israelí muestra dos nuevos desarrollos en el conflicto, a la vez paralelos y ligados: la creciente politización de la asistencia humanitaria y la mayor desconfianza de las autoridades israelíes respecto de las organizaciones de defensa de los derechos humanos y el derecho internacional.

Salvo raras excepciones, los ataques directos y programados contra agentes humanitarios o militantes de los derechos humanos (incluso aquellos que no respetaron el principio de neutralidad) han sido sobre todo obra de milicias rebeldes, bandas de criminales y Estados policiales. Entre ellos, los talibanes, el ejército de la República Serbia de Bosnia, los insurgentes iraquíes y los (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.