ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/07 > Europa cambia de muros

Controles migratorios subcontratados a países externos

Europa cambia de muros

Aplazada a última hora, la inauguración de un segundo centro de retención en Mesnil-Amelot, en el límite del aeropuerto de Roissy, ilustra el desarrollo continuo de la máquina de expulsar. Coordinado a escala europea, el control de los emigrantes es objeto de negociaciones con los países vecinos, desplazando la vigilancia de las fronteras hacia el Sur y el Este. Con un coste de vidas humanas cada vez mayor.

por Alain Morice y Claire Rodier, julio de 2010

Europa ha cambiado de muros. Hace veinte años, en Berlín, los representantes de las naciones democráticas recibían de forma unánime la caída del muro como una victoria de la libertad. “Toda persona tiene derecho a salir libremente de cualquier país, inclusive del propio”: al fin podría aplicarse el artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948. En una resolución de 1991, el Consejo Europeo se regodeaba: “Hoy, ciertos cambios políticos permiten que las personas se desplacen libremente por Europa, lo que constituye una condición esencial para la subsistencia y el desarrollo de las sociedades libres y las Culturas florecientes” (sic). Libertad cuyas recaídas no tardaron en temerse. Primero, se recordó que “el derecho a desplazarse libremente, como lo prevén los convenios internacionales, no implica la libertad de instalarse en otro país”. También hubo preocupación por “el espectacular aumento de la cantidad de solicitantes de asilo en Europa (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Recuadro

Tatuaje digital