ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/06 > Increíble resurrección del FMI

Nueva fachada, viejas prácticas

Increíble resurrección del FMI

Criticado desde todos los frentes, el Fondo Monetario Internacional quiere cambiar de imagen, y ha afirmado su propósito de reformar su modo de funcionamiento tanto como su política. Sin embargo, continúa imponiendo resueltamente planes de austeridad a los países en dificultades y aceptando los desequilibrios de los países ricos, que están en el origen de la crisis. ¿Cómo puede explicarse el hecho de que tras la reunión del G-20 en Londres el FMI haya visto reforzado sus poderes y acrecentados notablemente sus medios económicos?

por Arnaud Zacharie, junio de 2009

Según el comunicado del 2 de abril de 2009, el G-20, el grupo de los principales veinte países ricos y emergentes reunidos en Londres, adoptó un “programa de 1,1 billones de dólares” con el fin de abastecer un “plan global para una recuperación a una escala inédita hasta ahora”. Gran ganador de la operación, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ve triplicar su capacidad de préstamo, pasando de 250.000 millones a 750.000 millones de dólares, “gracias a una aportación inmediata por parte de los miembros de 250.000 millones de dólares, [que puede ser] incrementada hasta 500.000 millones”. Además de una nueva asignación de Derechos Especiales de Giro (ver "Derechos Especiales de Giro"), el G-20 autorizó al Fondo a vender una parte de su stock de oro para “proporcionar a los países más pobres, 6.000 millones de dólares adicionales en fondos de fácil acceso durante los dos o tres próximos (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.