ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/03 > Haití, la tectónica de la miseria

Grandes potencias, clase política y catástrofes naturales

Haití, la tectónica de la miseria

Una conferencia internacional para la reconstrucción de Haití –donde el balance final de la catástrofe del doce de enero se estima en 217.000 muertos– se celebra este mes en Nueva York con el fin de coordinar los esfuerzos para hacer frente a las consecuencias del seísmo y preparar acciones a largo plazo. ¿Con o sin la participación del movimiento social haitiano? Los “países amigos” no siempre han cumplido un papel positivo en la isla.

por Christophe Wargny, marzo de 2010

El seísmo que golpeó Haití ha matado a más de 200.000 personas y arrojado a más de un millón de refugiados a la calle y a los escasos espacios libres de construcciones. Haití, una historia poblada de flagelos no tan naturales como podría parecer. Una fuerte tormenta puede provocar muchas muertes y aislar un barrio. Destruir en Pétionville una escuela y enterrar a cinco niños. Una modesta tempestad sumergir un ferry de 400 plazas, ahogando a mil pasajeros. Un ciclón causa cientos de muertes; el mismo que en Cuba o en Florida mata a cuatro o cinco personas.

En 2008 el país soportó cuatro huracanes que, en particular, engulleron la ciudad de Gonaives, ya golpeada en 2004. En cada caso el Estado se mostró ineficiente, inerte o corrupto. Un Estado que cuenta con la ayuda de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) para asegurar el mínimo bienestar social, y de las Iglesias, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.