ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/04 > Garante del decoro

Garante del decoro

por Pierre Rimbert, abril de 2019

Tránsfuga de una familia popular en un entorno intelectual, la novelista Annie Ernaux escribía en El lugar (Tusquets, 2002, editado por primera vez en francés en 1983): “Me deslicé en esa mitad del mundo para la cual la otra no es más que un decorado”. Una mitad, o más bien una pequeña fracción de gente instruida cuya profesión consiste en comentar, calibrar, describir, analizar, organizar la vida de los otros. Nada ilustra mejor esta división que el movimiento de los “chalecos amarillos” y el “gran debate” promovido por el presidente de la República Francesa. En los Campos Elíseos, el pueblo del decorado invade el escenario y hace que los comentaristas se sitúen entre bastidores. El “gran debate” restablece el orden. Con esta auditoría gigante se querría transformar la acción directa en materia prima para comentarios: una marea de textos para que, por fin, el río vuelva a su cauce y (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.