Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/12 > En Tijuana, la mala suerte de las “maquiladoras”

La crisis vista desde México

En Tijuana, la mala suerte de las “maquiladoras”

Símbolos de las condiciones de trabajo de otra época, las fábricas de ensamblaje atormentan tanto a los trabajadores, cuando cierran o funcionan al ralentí, como a Tijuana. La selección de los contratados se hace más despiadada cuando las colas de espera para un trabajo a jornal se alargan.

por Anne Vigna, diciembre de 2009

¿La crisis? ¿Qué crisis? ¡Ah! ¿Hay una nueva crisis? ¡Tenemos que decir que aquí en Tijuana nunca hemos salido de ella!”, señala con una sonrisa Jaime Cotta. A pesar de todas las miserias que pasan por su oficina, el hombre trata de conservar el sentido del humor. Sin ninguna duda, en Tijuana él es quien mejor conoce las condiciones de vida en las “maquiladoras”, esas plantas de ensamblaje establecidas en México desde los años 1960, a lo largo de los 3.000 kilómetros de frontera con Estados Unidos. ¿Qué las atrajo a México? Una mano de obra barata, impuestos casi inexistentes, autoridades poco cuidadosas, y todo eso al lado de la primera economía mundial. Gracias a las maquiladoras somos una economía de pleno empleo, pudieron repetir, durante años, los sucesivos gobiernos del Estado de Baja California.

Jaime Cotta fue primero obrero, y luego investigador. Hoy es abogado. Su Centro de Información para (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Recuadro

Algunas cifras

Cartografía

México

Miniatura del mapa