ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/12 > México contra las mafias del narcotráfico

¿Una guerra perdida?

México contra las mafias del narcotráfico

Hace tiempo ya que, en México, el narcotráfico dejó de ser una historia de ladrones y policías. Desde que, a mediados de la década de 1980 los “clanes” colombianos de Cali y Medellín negociaron con las mafias mexicanas de Colima y Sinaloa para utilizar su territorio como trampolín hacia Estados Unidos, el narcotráfico se ha vuelto el principal problema político del país, poniendo en riesgo la autoridad del Estado y la soberanía nacional.

por Jean-François Boyer, diciembre de 2009

Las razones de la dimensión política del narcotráfico son dos. La primera, que paulatinamente, y bajo diferentes modalidades, las mafias se han enquistado en el tejido institucional, político y social, masificando la corrupción en todos los estratos de la sociedad. La segunda, que la lucha contra “el narco” se ha convertido en el principal objeto de discordia del país con su vecino del norte y principal socio económico, Estados Unidos.

Centenares de expedientes judiciales mexicanos, estadounidenses y de otros países, así como numerosos libros, han establecido las complicidades de las que se beneficiaron las mafias mexicanas en los tres sexenios sucesivos de los presidentes Miguel De La Madrid, Carlos Salinas y Ernesto Zedillo. De 1984 a 2000, generales-jefes de regiones militares; directores de la seguridad federal y luego de la policía federal; “zares” anti-droga; secretarios (ministros); secretarios particulares de Presidentes de la República; gobernadores de estados federados como Tamaulipas, Sinaloa, Morelos, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD edición Cono Sur