ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/12 > Un esperpento llamado Franco

Tirano cutre

Un esperpento llamado Franco

El propio Don Ramón María del Valle-Inclán, autor de Tirano Banderas y creador de la palabra "esperpento", no pudo jamás imaginar que una deformación trágicamente grotesca de la realidad española engendraría un día nefasto al general Francisco Franco (1892-1975), pesadilla andante, caudillo bárbaro y barroco, asesino de masas, caricatura en suma del miserable militarote dictador. Aunque tampoco resulta anormal que, en el país de Quevedo, Goya y Buñuel, uno de los personajes monstruosos imaginados por algún visionario creador haya conseguido escapar de una obra maldita para aterrizar de este lado del espejo. Así lo vió por ejemplo Picasso –a la manera del Goya de “Los desastres de la guerra”– en su serie de grabados “Sueño y mentira de Franco”. El escritor Ramón Chao, más modesto, se limita a recordar ciertos rasgos olvidados de “ese hombre enviado por Dios para salvar a España”.

por Ramón Chao, diciembre de 2009

Franco no aprendió las lecciones del Quijote. En el capítulo XXXIV de la Segunda parte dice Cervantes: “El ejercicio de la caza de monte es más conveniente y necesario para los reyes y príncipes que otro alguno. La caza es una imagen de la guerra: hay en ella estratagemas, astucias, insidias para vencer al enemigo” Por suerte, el “Caudillo” practicó la caza y la pesca como una diversión de ricos: los gastos que acarreaba esta distracción eran descomedidos. La pesca en mar abierto, por ejemplo, requería el mantenimiento durante todo el año del yate Azor, con escolta naval cuando perseguía atunes y ballenas. Durante el verano de 1958, el “Guía de España” pasó pescando todo el tiempo que pudo. Después de un discurso ante las Cortes, el “Generalísimo” desapareció durante dos semanas para pescar en Asturias. Regresó encantado de haber conseguido cerca de sesenta salmones, algunos de más de quince (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD edición en español