ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/12 > Guinea, de un golpe a otro

Prevaricación y mesianismo militares

Guinea, de un golpe a otro

Por requerimiento de la ONU, debería ser creada una comisión de investigación internacional para echar luz sobre las masacres del 28 de septiembre de 2009 en Conakry. Ese día, más de doscientos manifestantes fueron asesinados por el ejército. Guinea, que ha tenido sólo dos Presidentes en cincuenta años, es dirigida desde hace diez meses por una Junta que ha prometido traspasar el poder a los civiles por medio de elecciones libres a finales de 2009. Pero las ambiciones de su jefe, Moussa Dadis Camara, preocupan a la población.

por Gilles Nivet, diciembre de 2009

No tenemos la intención de eternizarnos en el poder. Debemos organizar unas elecciones libres y transparentes, tan dignas que honren a Guinea y al Ejército guineano”. Dos días después del golpe de Estado del 23 de diciembre de 2008 que lo llevó al poder en Conakry, el capitán Moussa Dadis Camara tranquilizaba en esos términos a sus compatriotas y a la “comunidad internacional”. Diez meses más tarde, la verdadera cara del golpe quedaba al descubierto. El 28 de septiembre de 2009, más de doscientos manifestantes pacíficos fueron masacrados por los militares en el estadio de Conakry. Al día siguiente, el propio capitán Camara, abriéndose paso a bocinazos en medio de simpatizantes eufóricos, gritaba ante las cámaras del canal de televisión francés TF1, hablando de sí mismo en tercera persona: “¡Es el fenomenal patriota Dadis. Es un mito. Es el poder del pueblo. Ni siquiera el capitán Dadis comprende ese fenómeno. (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.