Portada del sitio > Mensual > 2020 > 2020/11 > En Liverpool, el fútbol como crisol de la identidad

“El éxito del club se basa en el socialismo”

En Liverpool, el fútbol como crisol de la identidad

Para sus hinchas, el Liverpool Football Club, que se proclamó campeón de la Premier League inglesa en junio de 2020, es el emblema de una ciudad orgullosa de su singularidad, a la vez popular, abierta al mundo y recelosa para con el resto del país. Los propietarios estadounidenses del club, que lo dirigen desde hace diez años, cultivan cuidadosamente esta imagen, que atrae en la actualidad más allá de las fronteras de la ciudad portuaria.

por Quentin Guillon, noviembre de 2020

Es un momento de comunión mundialmente famoso. Antes de cada partido en casa del Liverpool Football Club (LFC), los hinchas, y especialmente los de “The Kop”, la tribuna donde se reúnen los más fervorosos, entonan el himno You’ll Never Walk Alone (“Nunca caminarás solo”), símbolo de entrega total a un equipo que está entre los gigantes del Reino Unido y Europa. En estos tiempos de omnipotencia del vil metal y de fútbol globalizado, el LFC, propiedad del conglomerado estadounidense Fenway Sports Group (FSG), pretende encarnar la singularidad de una ciudad frente al resto de Inglaterra. Asimismo, lleva por bandera la síntesis entre objetivos financieros y pasión de los fans, merced a su adhesión a principios “socialistas”.

Ganador de la Champions en 2019 y de la Premier League en junio de 2020 –llevaba treinta años sin conseguirlo–, el club tiene un referente: Bill Shankly, su ilustre exentrenador (entre 1959 y 1974), con (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Artículo anterior

Polonia se aferra a su carbón

Artículo siguiente

El mito de la bioseguridad