ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/06 > El pueblo islandés vota en contra de los banqueros

Un laboratorio del neoliberalismo devastado por la crisis

El pueblo islandés vota en contra de los banqueros

En Estados Unidos, los republicanos luchan por amputar el presupuesto federal; en Portugal, las autoridades negocian soberanía por plan de rescate; en Grecia, la perspectiva de una reestructuración de la deuda endurece la austeridad. Bajo la presión de los especuladores, los Gobiernos han optado por la impotencia. Los islandeses, consultados en un referéndum, sugieren una vía distinta: que paguen la crisis aquellos que la han provocado.

por Robert Wade y Silla Sigurgeirsdottir, junio de 2011

Isla pequeña, grandes preguntas. ¿Deben los ciudadanos pagar por la locura de los banqueros? ¿Existe todavía alguna institución vinculada a la soberanía popular capaz de oponer su legitimidad a la supremacía de las finanzas? Estos eran los desafíos del referéndum organizado el 10 de abril de 2011 en Islandia. Ese día, por segunda vez, el gobierno sondeaba a la población: ¿aceptan ustedes reembolsar los depósitos de particulares británicos y holandeses al banco privado Icesave? Y, por segunda vez, los habitantes de la isla devastada por la crisis iniciada en 2008 respondieron “no”; lo hizo el 60% de los votantes, frente al 93% en la primera consulta, en marzo de 2010.

El final de la votación adopta un tono particular en un momento en que, bajo la presión de los especuladores, de la Comisión Europea y del Fondo Monetario Internacional (FMI), los gobiernos del viejo continente imponen políticas de austeridad para las (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

Este artículo es una versión modificada y actualizada de “Lessons from Iceland”, publicado en New Left Review, Londres, nº 65, septiembre-octubre de 2010.