ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/06 > Informáticos “fordistas”

Una revolución mediática

Informáticos “fordistas”

En el imaginario colectivo, los informáticos constituyen una elite privilegiada. Sin embargo, tras la pantalla, el esplendor que proclaman las direcciones de recursos humanos generalmente no es más que un mito que oculta la violación del derecho laboral.

por Nicolas Séné, junio de 2011

Hace treinta años, la carrera de ingeniero se hacía en la Escuela Politécnica, la de Minas o la de Caminos, Puentes y Canales. Actualmente, la elite egresa de la Escuela Nacional de Administración (ENA), donde aprende a hacer un buen balance contable”, se lamenta Joseph Saint-Pierre, especialista en estadísticas de la Universidad Paul Sabatier de Toulouse. El prestigio del ingeniero ha decaído, su estatuto se ha banalizado.

En el sector de la informática, la denominación genérica de “ingeniero” abarca toda una gama de profesiones. En la década de 1970, nacían las empresas de consultoría informática (ECI) para acompañar la digitalización que se ponía en marcha con las primeras computadoras, y surgían profesiones específicas: programador, técnico de soporte informático, programador de sistemas, analista, jefe de proyectos. Los años 1980 marcaron la hegemonía de la informática empresarial ligada al rey dinero. Las ECI se transformaron en empresas de servicios de ingeniería informática (ESII), (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.