ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/06 > Pakistán tras la muerte de Osama Ben Laden

Washington, entre el pantano afgano y sus ambiciones asiáticas

Pakistán tras la muerte de Osama Ben Laden

Después del asalto estadounidense contra Osama Ben Laden, que dejó al descubierto los fallos de su ejército, Pakistán logró que Estados Unidos anunciara la retirada de sus doscientos militares oficialmente presentes en territorio paquistaní. Esta medida es simbólica de las tumultuosas relaciones entre Islamabad y Washington.

por Jean-Luc Racine, junio de 2011

La redada que llevó a cabo Estados Unidos en Pakistán en la noche del 1 al 2 de mayo de 2011 levantó una parte del velo que cubre la guerra oculta que libran entre sí los servicios de inteligencia estadounidenses y pakistaníes. Pero no reveló todos sus secretos.

En 2004, durante la Administración de George W. Bush, Pakistán se unió a la categoría privilegiada de los “principales aliados de Estados Unidos fuera de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)”, un club de menos de quince naciones (que incluye a Australia, Israel y Japón). Siete años después, cabe preguntarse sobre el estado real de la relación entre Estados Unidos y Pakistán, cuando Osama Ben Laden acaba de ser asesinado en la ciudad-guarnición de Abbottabad, cercana a la academia militar más importante del país. Allí mismo donde, una semana antes, el general Ashfaq Parvez Kayani, jefe del Estado Mayor del Ejército, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.