ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/08 > De la autopista pública a los peajes privados

Cómo el Estado francés organiza su propia expoliación

De la autopista pública a los peajes privados

Iniciada por el Gobierno del socialista Lionel Jospin y generalizada posteriormente por el del conservador Dominique de Villepin, la privatización de las autopistas ilustra el capitalismo de connivencia a la francesa. El Estado impone el caro sistema del peaje y asume el grueso de los riesgos para después organizar la captación de los ingresos de los grandes grupos.

por Philippe Descamps, agosto de 2012

“La utilización de las autopistas es en principio gratuita”. Decorada con esta hermosa proclama, la ley de 1955 sobre las autopistas instauró de hecho la regla del peaje. Ese texto restauró uno de los derechos feudales abolidos por la Revolución francesa, y creó un sistema que mezcla inversiones públicas y beneficios privados. Recurrir a las sociedades mixtas concesionarias de autopistas (Semca) financiadas por el peaje, sólo estaba previsto en un principio para “casos excepcionales”, pero rápidamente pasó a ser la norma, en nombre de la “recuperación”. Por entonces, mediados de la década de 1950, Alemania ya tenía más de tres mil kilómetros de autopistas, e Italia más de quinientos. Francia poseía apenas ochenta kilómetros.

Las justificaciones económicas, sociales, y por último ambientales, del sistema de peaje, siguen siendo poco sólidas. Grandes países como Estados Unidos, el Reino Unido o Alemania, de­sarrollaron rápidamente densas redes de autopistas, y gratuitas. El financiamiento directo (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.