ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/08 > Paraísos fiscales, el modelo belga

PARA LA SATISFACCIÓN DE LAS GRANDES RENTAS

Paraísos fiscales, el modelo belga

Bélgica conoce la receta para atraer a los ricos contribuyentes: su código de impuestos exime a los capitalistas de declarar la mayor parte de sus plusvalías y dividendos. Esta disimulación legal, sabiamente sostenida por los poderes públicos, impide tomar plena conciencia de las desigualdades sociales y constituye un freno para la movilización política.

por Frédéric Panier, agosto de 2012

En tiempos electorales, resulta cómodo atribuir los males de la nación a algún chivo expiatorio. Durante la campaña presidencial francesa de 2012, se sumó un invitado sorpresa a la lista de objetivos de los aspirantes al cargo supremo, junto a los inmigrantes y los países emergentes de bajos salarios. Unos tras otros, tanto los candidatos de izquierda como de derecha señalaron con el dedo al apacible Reino de Bélgica, acusado de albergar a un creciente número de ricos exiliados franceses, atraídos por el ventajoso régimen fiscal de un país llano, que no es el suyo.

A primera vista, esta acusación parece ser un homenaje más propio del surrealismo belga que una demostración fáctica. Al igual que su vecino hexagonal, Bélgica dispone de uno de los Estados de bienestar más avanzados del mundo y asegura su financiamiento a través de sus ingresos fiscales, que en 2009 ascendían al 45,9% del Producto Interior (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Acceso gratuito a nuestros contenidos hasta el 12 de abril debido a la situación excepcional provocada por el COVID-19.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.