ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/06 > Cuando lo “eco” desnaturaliza lo ecológico

Un sello de calidad agrícola cada vez menos exigente

Cuando lo “eco” desnaturaliza lo ecológico

La agricultura ecológica, una iniciativa virtuosa en términos de empleo, de utilización de los recursos y de sanidad pública, progresa con rapidez en Europa. Atraídas, la industria agroalimentaria y la gran distribución pretenden tomar el control de este mercado, pero se arriesgan a eliminar sus fundamentos al presionar a la Comisión Europea para reducir las exigencias de calidad.

por Claire Lecoeuvre, junio de 2017

La agricultura ecológica representa actualmente el 5,7% de las superficies agrícolas francesas, es decir, tres veces más que en 2002. Este mercado, en pleno crecimiento, atrae a importantes grupos de transformación y de distribución; mientras tanto, cerca de la mitad de los productos que venden las grandes superficies alimentarias llevan el sello “bio” o “eco” (en 2015, un 45% en Francia). “La agricultura ecológica ha dejado de verse como un valor agronómico; es considerada cada vez más como cualquier otro nicho de mercado”, constata Benoît Leroux, profesor titular de Sociología en la Universidad de Poitiers.

La agricultura ecológica nació como reacción a la producción intensiva y al modelo económico de la industria agroalimentaria. Los enfoques alternativos surgieron a partir de los años 1920, mientras que los primeros grupos se estructuraron entre 1950 y 1960. Creada en 1964, la asociación Nature et Progrès (“Naturaleza y Progreso”) permitió el reconocimiento del movimiento, que (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Cartografía

La agricultura ecológica en la Unión Europea

Miniatura del mapa

Otros mapas

Todos los mapas