ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/03 > Contrarreforma laboral

Contrarreforma laboral

marzo de 2012

Tomando la crisis como pretexto, la Unión Europea pretende imponer a los Estados miembros la política alemana de salarios bajos –la misma que acaba de imponer en España la “ley de reforma del mercado laboral” y que alimenta el marasmo en la zona (léase el artículo de Anne Dufresne "El consenso de Berlín"). Afectados, como muchos otros, por la austeridad y la degradación de las condiciones laborales, los agentes de la seguridad aeroportuaria francesa respondieron con la huelga (léase el reportaje de Julien Brygo "Y el dinero, ¿dónde ha ido?"). En este contexto, resurgen antiguas reivindicaciones. Una de ellas, la del salario mínimo, de carácter reformista (léase el artículo de Sam Pizzigati "Restringir los ingresos, una idea estadounidense"). Otra, más revolucionaria, es la de una sociedad en la que quienes producen las riquezas ostentarían el poder económico (léase el análisis de Bernard Friot

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Acceso gratuito a nuestros contenidos hasta el 12 de abril debido a la situación excepcional provocada por el COVID-19.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

P.-S.

Todas las ilustraciones que acompañan este dossier son obra de Eva Lootz. Las imágenes provienen del vídeo ‘Entre manos’, que se puede visionar en la exposición ‘Nudos’, junto con otras obras de la artista austríaca, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid hasta el 1 de abril de 2012.

DossierContrarreforma laboral

Tomando la crisis como pretexto, la Unión Europea pretende imponer a los Estados miembros la política alemana de salarios bajos.
  • El consenso de Berlín

    Anne Dufresne
    El problema de los salarios al principio fue excluido de las prerrogativas comunitarias, las restricciones impuestas por la Unión Europea apuntaban a garantizar la “moderación salarial”. Pero se efectuaba a distancia, sin intervención directa. Ya no sucede así.
  • Restringir los ingresos, una idea estadounidense

    Sam Pizzigati
    Entre las reivindicaciones planteadas por los militantes del movimiento Occupy Wall Street hay una que encuentra sus raíces allá lejos en la historia de Estados Unidos: la instauración de un tope a los altos ingresos.
  • Difícil respuesta de los sindicatos europeos

    Anne Dufresne
    Contra la armonización de las remuneraciones a la baja, un salario mínimo europeo podría constituir un sólido escudo. Y obstaculizaría el dumping social en el seno de la Unión Europea. Sin embargo, la idea no goza de un apoyo unánime entre los sindicatos.
    Miniatura del mapa

    Cartografía: Difícil respuesta de los sindicatos europeos

  • Combatividad remunerada

    El desencadenamiento de las revoluciones árabes estuvo acompañado de numerosas huelgas.
  • Y el dinero, ¿dónde ha ido?

    Julien Brygo
    En diciembre de 2011, los agentes de seguridad privados de los aeropuertos de Francia realizaron once días de huelga contra uno de los efectos ordinarios de la externalización de los servicios públicos: la presión a la baja sobre los salarios.

    Recuadro: Causas y consecuencias

  • La cotización, un impulso para la emancipación

    Bernard Friot
    Compartir la riqueza, ¿una reivindicación utópica? Bien al contrario, se trata de un proyecto realista: aunque no siempre seamos conscientes, ya colectivizamos una buena parte de los salarios gracias a las cotizaciones sociales.

    Recuadro: Palabras clave

DossierContrarreforma laboral

Tomando la crisis como pretexto, la Unión Europea pretende imponer a los Estados miembros la política alemana de salarios bajos.
  • El consenso de Berlín

    Anne Dufresne
    El problema de los salarios al principio fue excluido de las prerrogativas comunitarias, las restricciones impuestas por la Unión Europea apuntaban a garantizar la “moderación salarial”. Pero se efectuaba a distancia, sin intervención directa. Ya no sucede así.
  • Restringir los ingresos, una idea estadounidense

    Sam Pizzigati
    Entre las reivindicaciones planteadas por los militantes del movimiento Occupy Wall Street hay una que encuentra sus raíces allá lejos en la historia de Estados Unidos: la instauración de un tope a los altos ingresos.
  • Difícil respuesta de los sindicatos europeos

    Anne Dufresne
    Contra la armonización de las remuneraciones a la baja, un salario mínimo europeo podría constituir un sólido escudo. Y obstaculizaría el dumping social en el seno de la Unión Europea. Sin embargo, la idea no goza de un apoyo unánime entre los sindicatos.
    Miniatura del mapa

    Cartografía: Difícil respuesta de los sindicatos europeos

  • Combatividad remunerada

    El desencadenamiento de las revoluciones árabes estuvo acompañado de numerosas huelgas.
  • Y el dinero, ¿dónde ha ido?

    Julien Brygo
    En diciembre de 2011, los agentes de seguridad privados de los aeropuertos de Francia realizaron once días de huelga contra uno de los efectos ordinarios de la externalización de los servicios públicos: la presión a la baja sobre los salarios.

    Recuadro: Causas y consecuencias

  • La cotización, un impulso para la emancipación

    Bernard Friot
    Compartir la riqueza, ¿una reivindicación utópica? Bien al contrario, se trata de un proyecto realista: aunque no siempre seamos conscientes, ya colectivizamos una buena parte de los salarios gracias a las cotizaciones sociales.

    Recuadro: Palabras clave