ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/03 > Anonymous, del humor colegial a la acción política

Ciberactivismo, una nueva cuerda del arco contestatario

Anonymous, del humor colegial a la acción política

Negro absoluto: el 18 de enero, una miríada de páginas de Internet, entre las cuales se cuenta la enciclopedia contributiva Wikipedia, bajaban el telón para protestar contra la Stop Online Piracy Act (SOPA). Al amparo de la lucha contra el intercambio de archivos, este proyecto de ley estadounidense defendido por el lobby de la industria cultural posibilitaba una estricta censura en la Red. Fue aplazada. Al día siguiente, el FBI cerraba Megaupload, desencadenando la respuesta del colectivo Anonymous: las páginas web de la Casa Blanca y de Universal Music, en particular, eran atacadas. Desde Nueva York hasta El Cairo pasando por Túnez, ha emergido una nueva cultura de la contestación: las redes virtuales en la calle. Quienes la forjaron descubren al mismo tiempo la amplitud y los límites de su poder.

por Felix Stalder, marzo de 2012

Los ataques informáticos realizados en nombre de la libertad de expresión y de la justicia social con la etiqueta “Anonymous” se multiplican, con gran eficacia. Últimos objetivos a la fecha: el sitio de ArcelorMittal en Bélgica, a comienzos de enero, para protestar contra el cierre de dos altos hornos; el sitio del instituto privado de inteligencia estadounidense Stratfor, del que fueron robados decenas de miles de datos personales; el ministerio sirio de Defensa, en agosto de 2011, y antes de eso, en junio, el sitio de la policía española, tras el arresto en ese país de tres supuestos miembros de Anonymous.

¿Quiénes se esconden tras esa máscara? ¿Hackers de elite, adolescentes ignorantes, peligrosos ciberterroristas, simples trolls (provocadores) con humor de colegiales? Ninguna de esas definiciones es falsa, ya que cada una refleja una faceta del fenómeno. Sin embargo, todas pasan al lado de lo esencial: Anonymous no es uno, es múltiple; (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.