ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/03 > El consenso de Berlín

El consenso de Berlín

por Anne Dufresne, marzo de 2012

A finales de 2009, la “troika” compuesta por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) interviene en los procesos de negociación colectiva griega. Logra obtener una disminución salarial de alrededor de un 25% en el sector público, así como la reducción del salario mínimo. En junio de 2010, el mismo trío lanza un procedimiento especial que exige al Gobierno rumano que “adopte un código laboral revisado y una legislación de negociación colectiva para reducir el coste de contratación y mejorar la flexibilidad salarial”. Finalmente, el 7 de junio de 2011, la Comisión Europea llama a Bélgica a reformar su sistema de indexación de salarios, argumentando que “el coste laboral unitario ha aumentado [allí] más rápidamente que en los países vecinos”.

Grecia, Rumanía, Bélgica... En los últimos meses, Bruselas coloca la evolución de los salarios en el centro de su estrategia de resolución de la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierContrarreforma laboral

Tomando la crisis como pretexto, la Unión Europea pretende imponer a los Estados miembros la política alemana de salarios bajos.
  • Restringir los ingresos, una idea estadounidense

    Sam Pizzigati
    Entre las reivindicaciones planteadas por los militantes del movimiento Occupy Wall Street hay una que encuentra sus raíces allá lejos en la historia de Estados Unidos: la instauración de un tope a los altos ingresos.
  • Difícil respuesta de los sindicatos europeos

    Anne Dufresne
    Contra la armonización de las remuneraciones a la baja, un salario mínimo europeo podría constituir un sólido escudo. Y obstaculizaría el dumping social en el seno de la Unión Europea. Sin embargo, la idea no goza de un apoyo unánime entre los sindicatos.
    Miniatura del mapa

    Cartografía: Difícil respuesta de los sindicatos europeos

  • Combatividad remunerada

    El desencadenamiento de las revoluciones árabes estuvo acompañado de numerosas huelgas.
  • Y el dinero, ¿dónde ha ido?

    Julien Brygo
    En diciembre de 2011, los agentes de seguridad privados de los aeropuertos de Francia realizaron once días de huelga contra uno de los efectos ordinarios de la externalización de los servicios públicos: la presión a la baja sobre los salarios.

    Recuadro: Causas y consecuencias

  • La cotización, un impulso para la emancipación

    Bernard Friot
    Compartir la riqueza, ¿una reivindicación utópica? Bien al contrario, se trata de un proyecto realista: aunque no siempre seamos conscientes, ya colectivizamos una buena parte de los salarios gracias a las cotizaciones sociales.

    Recuadro: Palabras clave