ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/10 > Chagos, el portaaviones de coral

Un archipiélago confiscado por el Ejército estadounidense

Chagos, el portaaviones de coral

Las islas coralíferas de Chagos, lejos de cualquier otra tierra emergida, no se libraron de los conflictos del siglo XX. La creación de la base militar estadounidense de Diego García acarreó la deportación de sus habitantes de este pequeño pedazo del Imperio británico. En la actualidad esperan que el Tribunal Internacional de Justicia reconozca su derecho a regresar y la soberanía de la República de Mauricio sobre estos siete atolones del océano Índico.

por Abdelwahab Biad y Elsa Edynak, octubre de 2018

A más de 1.500 kilómetros al sur de la India y todavía a mayor distancia de las Seychelles o isla Mauricio, las cincuenta y cinco pequeñas islas de Chagos se diseminan a lo largo de más de 350 kilómetros en pleno océano Índico. El conjunto de estas tierras emergidas suma una superficie (64 kilómetros cuadrados) inferior a la de París y ya no cuenta con ningún nativo. Sin embargo, su destino puso en movimiento a la Asamblea General de las Naciones Unidas, que decidió en junio de 2017 someter al arbitrio del Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) la validez del desgaje de estos territorios de la República de Mauricio en 1965. Esta reparto territorial tuvo lugar “a la fuerza”, según el expresidente mauriciano Anerood Jugnauth, quien declaró el pasado 3 de septiembre ante el TIJ a favor del reconocimiento de la soberanía de su país sobre estos territorios.

Descubierto por los (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.