ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/10 > La fábrica de demagogos en Brasil

Lecciones para todos de una campaña presidencial desastrosa

La fábrica de demagogos en Brasil

por Glenn Greenwald y Victor Pougy, octubre de 2018

Con la mano en el corazón, los medios de comunicación, la Justicia y la patronal brasileños se lamentan por la magnitud de la corrupción. Desde hace tres años, la han erigido en principal problema del país. Su preocupación es tal que, en 2016, unieron sus fuerzas –sin preocuparse por las voces disonantes– para apoyar la medida más drástica que se puede tomar en una democracia: destituir a la presidenta Dilma Rousseff, elegida en 2011.

Sin embargo, esta indignación relativa a la corrupción y a la criminalidad solo era un pretexto para poner en marcha el proceso de destitución. Al librarse de Rousseff, los actores de esta película mala de serie B colocaron al mando del país a auténticos criminales, personas cuyas vilezas y cuyos comportamientos mafiosos relegan las acrobacias presupuestarias de la expresidenta al rango de pecados veniales. En el festival de proezas criminales que caracterizan el Brasil “post-Dilma”, las manipulaciones (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.