ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/08 > ...y otro en Pekín

...y otro en Pekín

agosto de 2016

Las preocupaciones de Tokio apuntan a China. Las importaciones masivas (65.000 unidades en 2015, según la Federación Internacional de Robótica) le han permitido a este país contar, desde 2013, con el primer parque robótico industrial del mundo. Sin embargo, Pekín tiene intenciones de promover el desarrollo de fabricantes nacionales, como Siasun, y planea triplicar su propia producción anual de robots industriales en cinco años. En julio de 2016, China ha logrado acceder al “patio de los mayores” y cambiar las reglas del juego mediante la adquisición por parte del grupo Midea de uno de los líderes mundiales del sector, el alemán Kuka.

También es cierto que Japón posee varias patentes de las piezas, lo que mantiene a su rival chino en una relación de dependencia. Para conservar su estatus de pioneros de los robots de alta gama, los grandes fabricantes japoneses siguen invirtiendo en el perfeccionamiento de sus máquinas. No obstante, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.