ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/08 > El vino o la sangre de los soldados franceses

Ahogar lo absurdo de una guerra en grandes cantidades de alcohol

El vino o la sangre de los soldados franceses

La Primera Guerra Mundial, con 6.400 muertos diarios entre los militares –el doble si se añaden los civiles–, fue una de las más sangrientas de la historia. Para poder continuar, los soldados franceses se refugiaron a menudo en el alcohol, promovido por sus círculos dirigentes, que se aseguraban de que nunca les faltara “pinard” (vino fuerte). Así pues, el vino, adornado con todas las virtudes, ganó en unos años el estatus de brebaje patriótico.

por Christophe Lucand, agosto de 2016

Entre todas las vituallas que se enviaban al Ejército durante la guerra, el vino era sin duda la más esperada, la más apreciada por el soldado. Con tal de conseguir el ‘pinard’, los ‘peludos’ se enfrentaban a los peligros, desafiaban los obuses, eludían a los gendarmes. El abastecimiento de vino adquiría para éstos casi la misma importancia que el aprovisionamiento de municiones. El vino ha sido, para el combatiente, el estimulante benefactor de sus fuerzas tanto morales como físicas. Por eso, a su manera, contribuyó en gran medida a la victoria”.

JPEG - 133.6 KB
Fotografía perteneciente a la colección privada del autor.

El homenaje que aquí se rinde al vino, una obra publicitaria editada diecisiete años después del final de la Primera Guerra Mundial, no tiene, pues, nada de anodino. A modo de epígrafe de un opúsculo maravillosamente ilustrado por Raoul (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.