ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/10 > Violaciones y sida en Suráfrica

Violaciones y sida en Suráfrica

¿Cómo explicar la relativa indiferencia que rodea el atroz número de violaciones cometidas en un país como África del Sur? ¿Por qué meandros de la imaginación los adolescentes, enfrentados a la devastadora epidemia de sida, llegan a convencerse de que una relación sexual impuesta es ‘normal’? Para cambiar las mentalidades, hará falta mucho más, en cualquier caso, que las moratorias y las incoherencias de las autoridades.

por Charlene Smith, octubre de 2005

A los 23 años, Sin­diswe Mbandiwa ya fue víctima de varios abusos sexuales, fue violada principalmente por su propio abuelo. Ahora seropositiva, como el 40% de las personas que sobreviven a una violación, comparte el destino de casi todas ellas, que no logran acceder al tratamiento preventivo prometido por el Gobierno surafricano.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el programa Onu­sida coinciden en afirmar que la violencia sexual es el factor predominante en la difusión del sida en el África subsahariana. La mayoría de las mujeres no consiguen mantener relaciones protegidas, lo que se ve claramente en las estadísticas publicadas a finales de marzo de 2004 por el enviado especial de las Na­ciones Unidas para África, Stephen Lewis, a su regreso de Suazilandia: “La prevalencia del VIH en las mujeres que acudían a los centros de salud para embarazadas en 1992, era de 3,9%; en 1994, de 16,1%; en (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.