Portada del sitio > Mensual > 2020 > 2020/11 > Una epidemia de casos

Conflictos de intereses que generan desconfianza

Una epidemia de casos

Las sospechas que pesan sobre la industria farmacéutica y
sus agradecidos se nutren de numerosos desastres farmacológicos acaecidos en los últimos veinte años (la lista que viene a continuación dista mucho de ser exhaustiva).

por Philippe Descamps, noviembre de 2020

Depakine. El valproato sódico (Depakine), que se comercializó por primera vez en 1967 para el tratamiento de la epilepsia, actúa como anticonvulsivante. Aunque desde el principio de los años 1980 se le conocen efectos teratógenos (que causan malformaciones del embrión durante el embarazo), la farmacovigilancia falla. Hay que esperar hasta 2004 para que la acumulación de riesgos justifique una información a prescriptores y pacientes, pero esta no será plenamente efectiva hasta 2010. En febrero de 2020, Sanofi, que produce la Depakine, fue imputado por “estafa agravada” y “lesiones imprudentes”. Se condenó al Estado a indemnizar a varias víctimas.

Mediator. Desde 1978, el benfluorex (Mediator), oficialmente vendido como tratamiento para la diabetes, resulta ineficaz, tóxico y muy caro. Su uso indebido como inhibidor de apetito causa muchas valvulopatías cardíacas, pero Servier sigue comercializándolo hasta 2009, siendo esta una empresa muy generosa con los médicos y la comunidad médica. En el juicio, cuyo (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.