Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/12 > Una elección histórica

La victoria electoral de Barack Hussein Obama en Estados Unidos

Una elección histórica

La elección de Barack H. Obama a la presidencia de Estados Unidos, el 4 de noviembre pasado, constituye un acontecimiento histórico. Demuestra que, contrariamente a lo que algunos pensaban, el sueño americano sigue vivo. En apenas cincuenta años, es decir, en menos de dos generaciones, la sociedad estadounidense –sobre todo en los estados sureños– ha pasado del racismo institucional y del desprecio hacia las personas de color, a la designación del primer Presidente negro. Algo que sigue siendo impensable en cualquier país de Europa y en muchos Estados de América Latina.

Esta elección ha suscitado innumerables comentarios de entusiasmo. Proponemos aquí a nuestros lectores, por signficativas, las reflexiones de tres personalidades prestigiosas. Así como un extracto del emotivo discurso de la victoria de Barack Obama. Y, para medir el terreno recorrido en estos 45 años, un fragmento del célebre discurso de agosto de 1963 pronunciado frente al Lincoln Memorial de Washington por el reverendo Martin Luther King, quien sería asesinado en Memphis cinco años más tarde.

por Howard Zinn, diciembre de 2008

Aquellos de nosotros que, desde la izquierda, hemos criticado a Barack Obama, como yo lo he hecho, porque no ha podido asumir posturas fuertes en torno a la guerra y a la economía, debemos unirnos a las expresiones de júbilo de aquellos estadunidenses, negros y blancos, que gritaron y lloraron el martes 4 de noviembre por la noche al darnos cuenta de que había ganado las elecciones presidenciales. Es en verdad un momento histórico, que un hombre negro vaya a dirigir nuestro país. El entusiasmo de los jóvenes, negros y blancos, la esperanza de los ancianos, simplemente no pueden ser ignorados.

Hubo un momento similar hace un siglo y medio, en 1860, cuando Abraham Lincoln fue electo presidente de Estados Unidos. Lincoln había sido criticado duramente por los abolicionistas, por el movimiento contra la esclavitud, por no haber logrado asumir una posición clara y valiente contra el esclavismo, por actuar como (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

P.-S.

Este texto, del 8 de noviembre pasado, ha sido tomado del diario La Jornada de México.

Artículo anterior

El sueño americano sigue vivo

Artículo siguiente

Yo tengo un sueño

En este número

Todo el sumario