ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/12 > ¿Un G-20 que no sirve para nada?

¿Un G-20 que no sirve para nada?

por Serge Halimi, diciembre de 2008

Inaugurada hace treinta y cuatro años, la reunión anual del club de los países ricos ya se había hecho vieja. El círculo se había vuelto demasiado pequeño, demasiado occidental, demasiado señorial. Al principio, Asia sólo estaba representada por Japón, generalmente mudo; América Latina y África ni figuraban. Caída de los muros, vuelco del mundo, aldea global, diálogo de culturas: el Grupo de los seis (G-6) de 1975, convertido en G-7 al año siguiente (con la llegada de Canadá), finalmente en G-8 en 1997 (tras el ingreso de Rusia), se transformó en G-20 desde 1999, es decir mucho antes de que el presidente francés Nicolas Sarkozy se otorgase el mérito de todas las innovaciones planetarias.

Con la irrupción de Brasil, de Argentina, de Sudáfrica, de la India, de China, el G-20 –estaba escrito– iba a poner patas arriba un orden internacional carcomido, dar la palabra a los países del Sur, doblar las (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Artículo anterior

A Wikipedia le sale competencia

Artículo siguiente

El regreso de los Estados