ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/12 > Los pollos nos ponen la carne de gallina

Deslocalización en Brasil, cierre de los establecimientos europeos

Los pollos nos ponen la carne de gallina

Cuando la especulación y la desorganización de las cadenas de producción se suman a la pérdida de poder adquisitivo, los precios de los productos alimenticios se disparan. Y no siempre son los agricultores quienes se benefician. A este respecto, el caso de la empresa avícola Doux, que conjuga subvenciones públicas, deslocalización y reestructuraciones, es el arquetipo de las políticas de las que son víctimas los consumidores, así como los granjeros productores de pollos.

por Tristan Coloma, diciembre de 2008

¡La gripe aviar tuvo la culpa! En 2006, causó una pérdida de 45,3 millones de euros al grupo francés Doux, primer avicultor europeo durante mucho tiempo. En 2007, también tuvo la culpa el alza del precio de los cereales, el aumento de los costes de la energía, la paridad euro-dólar, que castiga a las empresas exportadoras. En definitiva, cuando en dos oportunidades, el 2 y el 8 de mayo, sus empleados se declararon en huelga y realizaron manifestaciones, la dirección de Doux concedió un aumento de salarios que, en el caso de los numerosos empleados que ganan estrictamente el SMIC (Salario Mínimo Interprofesional de Crecimiento), equivale a 4 euros. Los sindicatos reclamaban una progresión del 2,8% al 1 de abril (como compensación de la inflación) y 2% al mes de septiembre.

Los 14.500 colaboradores de la avícola (empleados y productores contratados) sacrifican más de 2,5 millones de animales por día. Sus (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.