ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/12 > Un gendarme de la energía nuclear poco independiente

Los entresijos de la Agencia Internacional de la Energía Atómica

Un gendarme de la energía nuclear poco independiente

La Agencia Internacional de la Energía Atómica, incapaz de regular la circulación de materiales fisibles y de aportar una solución al caso iraní, presenta dos aspectos diferentes: es, por una parte, celadora de la energía nuclear civil y, por otra, gendarme de la energía nuclear militar. Defenderá las virtudes del átomo en el propio Fukushima, donde tiene lugar su conferencia ministerial del 15 al 17 de diciembre.

por Agnès Sinaï, diciembre de 2012

En un paisaje de ciudad nueva en Viena, la capital austríaca, entre el Danubio, un intercambiador de autopista y el metro aéreo, está la sede de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA). En el corazón de este conjunto monumental de 4.500 oficinas rodeado de alambradas de púas, la losa desértica del complejo de las Naciones Unidas alberga una conferencia sobre la seguridad nuclear después de la catástrofe ocurrida en Fukushima en marzo de 2011. Vehículos diplomáticos estacionan frente a la entrada, por la que desaparecen racimos de dignatarios, que luego se sumergen discretamente en los subsuelos, por las escaleras mecánicas en cascada.

El diplomático japonés Yukiya Amano, director general de la AIEA desde 2009, se dirige desde la tribuna a una platea de delegados de los 153 países miembros. Ministros, representantes de agencias nacionales de la industria nuclear, industriales del átomo y expertos en radioprotección están preocupados por el (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.