ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/12 > Telestreet. Máquina imaginativa no homologada

Telestreet. Máquina imaginativa no homologada

Franco Bernardi, Marco Jacquemet, Giancarlo Vitali

El Viejo Topo, Barcelona, 2004,

205 pp. 15,85 €

por Manuel S. Jardí, diciembre de 2004

Los grandes grupos de la comunicación acaparan licencias y concesiones en el espacio de la comunicación, merced a la cautividad en que derivaron gobiernos y administraciones caídas en sus redes de influencia. Las instituciones deben garantizar el derecho a tener acceso al éter y a la banda ancha digital a cuantos lo deseen, pero no es fácil quebrar el entramado de intereses basado en políticas y objetivos que sólo persiguen beneficios y opulentas cuentas de explotación. ¿Se puede repetir la experiencia que aconteció con Internet en la segunda mitad de los años noventa? Frente a la colonización de la esfera comunicativa por parte de los grandes grupos privados y las corporaciones de intereses, es necesario afirmar un nuevo principio, sin el cual cualquier discurso acerca de la democracia pierde consistencia: la comunicación es un espacio público. En consecuencia, los ciudadanos tienen derecho a utilizar estos espacios como usuarios, pero también (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.