ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/12 > Las voces del blues y el jazz: los agudos son asunto grave

La transgresión de las voces y los colores

Las voces del blues y el jazz: los agudos son asunto grave

por Francis Marmande, diciembre de 2004

El blues es la otra historia de Estados Unidos: “Aprendí del jazz que simbolizaba la resistencia”, dice Nat Hentoff, productor de Mingus y cronista político, despedido en 1956 de la revista Downbeat por haber contratado a una joven negra. Martin Scorsese acaba de dedicar siete transmisiones a la historia del blues. En el episodio rodado por Wim Wenders, el público descubre a un vocalista con registro de contralto: Skip James. Skip James (1902-1969), guitarrista y cantante, voz aguda, rostro grave, tiene la seriedad de los niños y la de Coltrane; esa mirada interior vuelta hacia el pensamiento: es uno de los falsetto negros del Delta. La voz negra de los varones tiene esa altura en el canto. ¿Por qué? ¿Son naturales las voces? ¿Qué es lo que las atraviesa, las distingue, les da su sello, su timbre singular? ¿Cómo es que corren por ellas la ley, la opresión, la insurrección, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

* Una excepción en el blues.