ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/11 > ¿Somos todos responsables?

¿Somos todos responsables?

La explotación de los recursos fósiles ha provocado la aparición de una nueva era geológica. Se trata de una proeza de las naciones industrializadas y de sus elites, que han construido su supremacía sobre la base de intercambios ecológicos desiguales.

por Christophe Bonneuil, noviembre de 2015
JPEG - 1.6 MB
ISAAC CORDAL.- "Resistencia", 2013
(El artista expone en la galería COA en Montreal hasta el 28 de noviembre). CEMENTECLIPSES.COM

La palabra “Antropoceno” designa una nueva era en la edad de la Tierra, impulsada por una humanidad convertida en fuerza telúrica (1). El punto de partida de esta nueva era geohistórica sigue siendo materia de controversia: ¿la conquista y el etnocidio de América? ¿El nacimiento de un capitalismo industrial basado en los combustibles fósiles? ¿La bomba atómica y la “gran aceleración” de después de 1945? Sin embargo, todos los científicos coinciden en que, más que una crisis ambiental, se trata de un cambio geológico radical, cuyos precedentes –la quinta crisis de extinción, hace 65 millones de años, o el óptimo climático del Mioceno, hace 15 millones de años– se remontan a épocas anteriores a la aparición del género humano. Se trata, entonces, de una situación completamente nueva: en los próximos decenios, la humanidad deberá afrontar estados del sistema Tierra a los que jamás se ha enfrentado.

El Antropoceno también señala el fracaso de una las promesas de la Modernidad, que pretendía apartar la historia de la naturaleza, liberar el devenir de la humanidad de todo determinismo natural. En este sentido, los desajustes inflingidos a la Tierra representan un mazazo en nuestras vidas. Traen a nuestra realidad miles de lazos de pertenencia y de retroacción que vinculan a nuestras sociedades con los complejos procesos de un planeta que no es ni estable ni externo a nosotros mismos ni infinito (2). Al violentar y empujar a abandonar sus hogares a millones de refugiados (en la actualidad se calculan 22 millones, pero la Organización de las Naciones Unidas prevé 250 millones para 2050), al reavivar injusticias y tensiones geopolíticas (3), el desajuste climático constituye un impedimento para cualquier perspectiva de un mundo más justo y solidario, de una mejor vida para el mayor número de personas. De esta manera, las frágiles conquistas de la democracia y de los derechos humanos y sociales podrían ser aniquiladas.

Ahora bien, ¿quién es este anthropos que ha originado el Antropoceno, ese verdadero descarrilamiento de la trayectoria geológica de la Tierra? ¿Una “especie humana” sin distinciones, unificada por la biología y el carbono y, por lo tanto, uniformemente responsable de la crisis? Pretender que esto es así significaría borrar la extrema diferencia de impactos, de poderes y de responsabilidades entre pueblos, clases y géneros. Hubo víctimas y disidentes de la “antropocenización” de la Tierra y quizás sea en ellos en quienes debamos inspirarnos.

A decir verdad, el Antropoceno fue, hasta hace poco tiempo, un ¡“Occidentaloceno”! En 1990, América del Norte y Europa Occidental generaron más del 80% de los gases de efecto invernadero emitidos desde 1750. Si consideramos que, en los últimos tres siglos, la población humana se ha multiplicado por diez, ¡cuánta disparidad de impactos se observa entre los diferentes grupos humanos! Los pueblos de cazadores recolectores que hoy corren el riesgo de desaparecer casi no pueden ser considerados responsables de este profundo cambio. Un norteamericano acomodado emite, a lo largo de su vida, mil veces más gases de efecto invernadero que un africano pobre (4).

Mientras que la población se decuplicaba, el capital se centuplicaba. A pesar de las demoledoras guerras, el capital creció multiplicándose por 134 entre 1700 y 2008 (5). ¿No fue esta lógica de acumulación la que llevó a esta dinámica de transformación de la Tierra? El Antropoceno merecería, entonces, el nombre más justo de “Capitaloceno”. De hecho, esa es la hipótesis de las recientes publicaciones del sociólogo Jason Moore y el historiador Andreas Malm (6).

Desde hace dos siglos, un modelo de desarrollo industrial basado en los recursos fósiles ha estado desviando la trayectoria geológica de nuestro planeta a la vez que ha acentuado las desigualdades. En 1820, el 20% más pobre poseía el 4,7% de los ingresos mundiales, pero sólo el 2,2% en 1992 (7). ¿Existe una relación entre la historia de la desigualdad y la historia de la degradación ecológica a escala planetaria del Antropoceno? No, responden los paladines del “capitalismo verde”, que retoman el viejo discurso del enfoque “ganador-ganador” entre el mercado, el crecimiento, la igualdad social y el medio ambiente. Sin embargo, recientes investigaciones, que relacionan la historia con las ciencias sociales del sistema Tierra, ponen en evidencia un sistema común a las dominaciones económicas y sociales, a las injusticias medioambientales y a los desajustes ecológicos que han adquirido actualmente una amplitud geológica.

Aunque cualquier actividad humana incide en el medio ambiente, los impactos se distribuyen de manera desigual. Así, solo noventa empresas son responsables de más del 63% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero producidas desde 1850 (8). Las naciones que más han emitido son países históricamente del “centro”, que dominan la economía-mundo. Primero fue el Reino Unido el que, en el siglo XIX –durante la época victoriana–, producía la mitad del total de dióxido de carbono y el que colonizaba el planeta. Más adelante, en el siglo XX, se trató de Estados Unidos, el cual se encontraba en competencia frontal con los países bajo influencia soviética, cuyo sistema no era menos destructivo. En la actualidad, China es el país que emite cada vez más gases de efecto invernadero, incluso más que Estados Unidos y Europa juntos. Pekín ha entrado en una competencia económica con Estados Unidos que, a corto plazo, representa una lucha por los recursos fósiles y, a medio plazo, por lo digital, las finanzas y las tecnologías “verdes”. Frente a esta realidad histórica, ¿se puede poner límite a los desajustes globales sin poner en tela de juicio esta carrera por el poder económico y militar?

Más profundamente, la conquista de la hegemonía económica por parte de los Estados nación del centro (9) ha permitido la supremacía de su elite capitalista, así como la compra de la paz social doméstica gracias a la entrada de las clases dominantes en la sociedad de consumo. El coste, sin embargo, fue el endeudamiento ecológico, es decir, un intercambio ecológico desigual con las demás regiones del planeta. Mientras que la noción marxista de “intercambio desigual” aludía a una degradación de los términos del intercambio (en esencia, el número de importaciones que financian las exportaciones) entre centro y periferia medida en cantidad de trabajo, por “intercambio ecológico desigual” se entiende la asimetría que se crea cuando los territorios periféricos o dominados del sistema económico mundial exportan productos de gran valor de uso ecológico y reciben productos de menor valor e incluso causantes de perjuicios (residuos, gases de efecto invernadero, etc.). Este valor ecológico puede medirse en hectáreas necesarias para la producción de bienes y de servicios por medio del indicador de “huella ecológica” (10), en cantidad de energía de alta calidad o materia (biomasa, minerales, agua, entre otros) incorporada en los intercambios internacionales e incluso en residuos y perjuicios distribuidos de manera desigual.

Desde hace algunos años, esta forma de análisis de los intercambios económicos mundiales aporta una nueva mirada sobre el metabolismo de nuestras sociedades y sobre la sucesión histórica de tantas “ecologías mundo” (Jason Moore) como “economías mundo”, retomando la definición del historiador Fernand Braudel. Cada una de ellas se caracteriza, según el periodo, por cierta organización (asimétrica) de los flujos de materia, de energía y de beneficios o de perjuicios ecológicos.

El historiador Kenneth Pomeranz mostró el intercambio ecológico desigual producido cuando el Reino Unido entró en la era industrial (11). La conquista de América y el control del comercio triangular permitieron una acumulación primitiva europea de la que los británicos, gracias a su superioridad naval, fueron los mayores beneficiarios durante el siglo XVIII. Eso les permitió tener acceso a los recursos del resto del mundo indispensables para su desarrollo industrial: la mano de obra esclava que cultivaba azúcar (un 4% del aporte energético alimentario de su población en 1800) o el algodón para sus manufacturas, además de la lana, la madera, y más tarde el guano, el trigo y la carne. A mediados del siglo XIX, las hectáreas de la periferia del Imperio implicadas equivalían a bastante más que la superficie agrícola útil de Gran Bretaña. Se trataba de un intercambio desigual, ya que, en 1850, en el intercambio de 1.000 libras de textiles manufacturados en Manchester por 1.000 libras de algodón bruto americano, Reino Unido salía ganando en un 46% en términos de trabajo incorporado (intercambio desigual) y en un 6.000% en términos de hectáreas incorporadas (intercambio ecológico desigual) (12). Así, liberaba su espacio doméstico de una carga ambiental y, al apropiarse de mano de obra y de ecosistemas de la periferia, hacía posible su entrada en una economía industrial.

Asimismo, en el siglo XX, el fuerte crecimiento que tuvo lugar durante los supuestos “treinta gloriosos” de la posguerra se caracterizó por su glotonería energética y su huella de carbono. Mientras que un incremento del 1,7% al año en el consumo de combustibles fósiles había sido suficiente en la primera mitad del siglo XX, para asegurar un crecimiento mundial del 2,1% entre 1945 y 1973 hizo falta un aumento del 4,5% para obtener un crecimiento anual del 4,18%. Esta pérdida de eficacia también afectó el resto de las materias primas minerales: mientras que entre 1950 y 1970 el Producto Interior Bruto (PIB) mundial se multiplicó por 2,6, el consumo de minerales y de productos mineros para la industria se multiplicó por 3 y el de los materiales de construcción, también casi por 3. Así es como la huella ecológica humana global dio un salto: pasó del equivalente al 63% de la capacidad bioproductiva terrestre en 1961 a más del 100% a finales de los años 1970. Dicho de otro modo, a partir de ese momento superamos la capacidad del planeta para producir los recursos que necesitamos y para absorber los residuos que producimos.

La carrera armamentística, espacial, productiva, pero también consumista en la que entraron el bloque del Oeste y el bloque del Este durante la Guerra Fría necesitó una gigantesca explotación de recursos naturales y humanos. Sin embargo, había una diferencia notable: el lado comunista explotaba y degradaba principalmente su propio medio ambiente (intercambios de materias primas con el exterior cercanos al equilibrio y numerosos desastres ecológicos domésticos), mientras que los países industriales occidentales basaban su crecimiento en un drenaje masivo de los recursos minerales y renovables (con importaciones de materias primas que pasaron de 299.000 millones de toneladas al año en 1950 a más de 1,282 billones en 1970) (13). Dichos recursos provenían del resto del mundo no comunista, el cual fue vaciándose de sus materias primas y de su energía de alta calidad.

Este drenaje fue económicamente desigual, con una degradación de los términos de intercambio de los países “en vías de desarrollo” exportadores de productos primarios de casi el 20% entre 1950 y 1972. Pero también fue desigual en el ámbito ecológico. Hacia 1973, mientras China y la URSS alcanzaban una huella ecológica equivalente al 100% de su biocapacidad doméstica, la huella estadounidense ya era del 176%; la de Reino Unido, del 377%; la de Francia, del 141%; la de Alemania Federal, del 292%; y la de Japón, del 576%, mientras que en numerosos países de África, Asia y América Latina se mantenía por debajo de un ratio del 50% (14).

Se entiende que el motor de la “gran aceleración” de este periodo fue el formidable endeudamiento ecológico de los países industriales occidentales, que prevalecieron sobre el sistema comunista y que entraron en un modelo de desarrollo profundamente insostenible, mientras que sus emisiones masivas de sustancias contaminantes y de gases de efecto invernadero implicaron una apropiación del funcionamiento de los ecosistemas reparadores del resto del planeta. Dicha apropiación establece una diferencia entre las economías nacionales que generan mucha riqueza sin someter su territorio a impactos excesivos y otras cuya economía constituye una pesada carga para el territorio.

En la actualidad, se continúa dando un intercambio ecológico desigual entre los que buscan mantener su poder económico y la paz social interna con emisiones de gases de efecto invernadero por persona netamente superiores a la media mundial –Estados y oligarquías que se encuentran entre el 5% de los más ricos del planeta– y, por el otro lado, las regiones (insulares, tropicales y costeras, principalmente) y las poblaciones (sobre todo las más pobres) que serán las más afectadas por los desajustes climáticos. Asimismo, estas regiones y poblaciones son aquellas cuyos ecosistemas –sus bosques– contribuyen en mayor medida a atenuar las excesivas emisiones de residuos de las regiones y de las poblaciones ricas. Y lo hacen de manera gratuita –una deuda ecológica inconmensurablemente más elevada que las deudas soberanas– o a cambio de una retribución muy baja, a través de mecanismos como Reducing Emissions from Deforestation and Forest Degradation (REDD) y otros mercados de bienes y servicios medioambientales, que constituyen una nueva forma de intercambio desigual.

Es tarea de nuestra generación y responsabilidad de los dirigentes del mundo romper con esta trayectoria destructiva e injusta. Están en juego, a largo plazo, un profundo cambio de la geología planetaria y, a corto plazo, la vida y la seguridad de cientos de millones de mujeres y hombres, así como las zonas costeras en el Sahel, en la Amazonia o en Bangladesh. El hecho de que esta violencia ya esté golpeando con dureza a las poblaciones más pobres y menos responsables de las emisiones en el pasado es herencia del “Capitaloceno”. Pero la decisión de seguir sumando o no a este balance decenas de millones de deportados climáticos adicionales, nuevas violencias, sufrimientos e injusticias es nuestra responsabilidad.

Cualquier proceso que retrase el bloqueo de una parte de las reservas fósiles y cualquier emisión que nos lleve a superar el límite de +2 ºC –incluso de +1,5 ºC según algunos climatólogos (véase “Dos grados adicionales, ¿no es suficiente?”)– debería, a partir de ahora, tomarse por lo que es: un acto que atenta contra la seguridad de nuestro planeta, cargado de víctimas y de sufrimiento humano (15). Incluso si las causalidades y los cálculos son complejos, se sabe que, por cada gigatonelada de dióxido de carbono emitida que supere el “límite +2 ºC”, habrá varios millones de desplazados y víctimas adicionales. Así como Condorcet o el abad Raynal se pronunciaron sobre la esclavitud, tengamos la valentía necesaria para afirmar que la emisión descontrolada de gases de efecto invernadero merece la calificación de “crimen”.

Después de los crímenes de esclavitud, coloniales o totalitarios, vuelve a aparecer amenazada la idea del valor intangible de la vida humana. Tal y como advierte el arzobispo sudafricano Desmond Tutu –involucrado antaño en la lucha contra el apartheid–, reducir nuestra huella de carbono no es una simple necesidad medioambiental, es “la mayor labor de defensa de los derechos humanos de nuestra época” (16). Así pues, resulta inaceptable que, en la actualidad, individuos y empresas se enriquezcan gracias a actividades climáticas criminales. Tutu hace un llamamiento para luchar contra las causas y contra los culpables del calentamiento global del mismo modo en que se combatió el apartheid: con las armas de la reprobación moral, del boicot, de la desobediencia civil, de la desinversión económica y de la represión a través del derecho internacional.

¿Se acabó con la esclavitud hace dos siglos pidiendo a los administradores de las colonias y los territorios esclavistas que propusieran, ellos mismos, una disminución del número de esclavos importados? ¿Se habrían otorgado cuotas de intercambio de esclavos a los negreros? En el mismo sentido, ¿podemos esperar que, en la actualidad, haya un avance contando únicamente con el compromiso de los Estados involucrados en una guerra económica desenfrenada o poniendo el futuro climático en la mano invisible de un mercado de carbono a través de la monetización y de la privatización de la atmósfera, de los suelos y de los bosques?

¿No deberíamos estar buscando, más bien, las fuerzas capaces de detener el desajuste climático en los levantamientos de las víctimas del capitalismo fósil (los Pacific climate warriors oceánicos, los militantes antiextractivistas, las víctimas de la precarización energética y los refugiados climáticos) y en el ímpetu moral de quienes, en los países ricos, ya no quieren ser cómplices y lo manifiestan por medio de diversas acciones –propuestas para vivir de forma distinta y mejor con menos, campañas para obligar a los bancos a que desinviertan en las empresas “climaticidas”, presiones a los Gobiernos para que pasen de las palabras a los hechos en materia de reducción de emisiones (17), resistencia ante los grandes proyectos inútiles, etc.–?.

De todas maneras, cabe esperar un regreso de la valentía política. Sin duda, si Bartolomé de las Casas, Condorcet, Jaurès, Gandhi o Rosa Parks estuvieran vivos, la abolición de los crímenes climáticos, la puesta en jaque de los noventa negreros del carbono y la salida del “Capitaloceno” constituirían su gran combate (18).

(1) Paul J. Crutzen, “Geology of mankind”, Nature, vol. 415, nº 23, Londres, 3 de enero de 2002.

(2) Christophe Bonneuil y Jean-Baptiste Fressoz, L’Evénement Anthropocène. La Terre, l’histoire et nous, Seuil, París, 2013; Bruno Latour, Face à Gaïa. Huit conférences sur le nouveau régime climatique, La Découverte, col. “Les Empêcheurs de penser en rond”, París, 2015.

(3) Véase Agnès Sinaï, “En los orígenes climáticos de los conflictos”, Le Monde diplomatique en español, agosto de 2015.

(4) David Satterthwaite, “The implications of population growth and urbanization for climate change”, Environment & Urbanization, vol. 21, nº 2, Thousand Oaks (California), octubre de 2009.

(5) Cálculo realizado en dólares constantes de 1990 a partir de datos de Thomas Piketty en El Capital en el siglo XXI, Fondo de Cultura Económica de España, Madrid, 2014.

(6) Jason W. Moore, Capitalism in the Web of Life: Ecology and the Accumulation of Capital, Verso, Londres, 2015; Andreas Malm, Fossil Capital, Verso, enero de 2016.

(7) François Bourguignon y Christian Morrisson, “Inequality among world citizens: 1820-1992”, The American Economic Review, Nashville, vol. 92, nº 4, septiembre de 2002.

(8) Richard Heede, “Tracing anthropogenic carbon dioxide and methane emissions to fossil fuel and cement producers, 1854-2010”, Climatic Change, vol. 122, nº 1, Berlín, enero de 2014.

(9) Immanuel Wallerstein, Análisis de sistemas-mundo, Siglo XXI, Madrid, 2006.

(10) Para saber más sobre este método y los resultados recientes, véase www.footprintnetwork.org.

(11) Kenneth Pomeranz, Une grande divergence. La Chine, l’Europe et la construction de l’économie mondiale, col. “L’évolution de l’humanité”, Albin Michel, París, 2010.

(12) Alf Hornborg, Global Ecology and Unequal Exchange. Fetishism in a Zero-Sum World, Routledge, Londres, 2011.

(13) Anke Schaffartzik et al., “The global metabolic transition: Regional patterns and trends of global material flows, 1950-2010”, Global Environmental Change, vol. 26, mayo de 2014.

(14) “National Footprint Accounts 1961-2010, 2012 edition”, Global Footprint Network, 2014.

(15) Laurent Neyret (bajo la dir. de), Des écocrimes à l’écocide. Le droit pénal au secours de l’environnement, Bruylant, Bruselas, 2015; Valérie Cabanes, “Crime climatique et écocide: réformer le droit pénal International”, en Crime climatique. Stop! L’appel de la société civile, Seuil, París, 2015.

(16) Desmond Tutu, “Nous avons combattu l’apartheid. Aujourd’hui, le changement climatique est notre ennemi à Tous”, en Crime climatique. Stop!, op.cit.

(17) Cf., por ejemplo, Andrea Barolini, “Une décision historique: un tribunal néerlandais impose à l’Etat d’agir contre le changement climatique”, 25 de junio de 2015, www.reporterre.net.

(18) Cf. la petición “Laissons les fossiles dans le sol pour en finir avec les crimes climatiques”, http://crimesclimatiquesstop.org.

Christophe Bonneuil

Historiador, coautor de L’Evénement Anthropocène. La Terre, l’histoire et nous, Seuil, París, 2013, y de Crime climatique. Stop! L’appel de la société civile, Seuil, París, 2015.

Dossier¿Cómo evitar el caos climático?

La XXI Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que tendrá lugar en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre, no puede fracasar. El tiempo apremia: los países industrializados deben reducir drásticamente sus emisiones de gases de efecto invernadero. Los descubrimientos sobre el clima del pasado han permitido establecer un vínculo entre las actividades humanas y el (...)
  • De la ciencia a la política

    Philippe Descamps
    Durante la noche polar, la temperatura difícilmente sube por encima de los -60 ºC en las alturas de la Antártida. Las escasas noticias no son buenas.
  • Al principio fueron las burbujas de aire de la Antártida

    Dominique Raynaud
    Al buscar entre los archivos sobre el clima guardados en los casquetes polares, un grupo de glaciólogos puso en evidencia el papel del dióxido de carbono.
  • Dos grados adicionales, ¿no es ya demasiado?

    Eric Martin
    Contener el calentamiento global en 2 °C con relación al periodo preindustrial: esta idea se basa en los trabajos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático que estudia una serie de posibles escenarios y sus consecuencias.
    Miniatura del mapa

    Cartografía: Dos grados adicionales, ¿no es ya demasiado?

  • Una lenta toma de conciencia

    En 1824, el físico Joseph Fourier enuncia por primera vez el principio del efecto invernadero.
  • Y la capa de ozono fue salvada

    Ferdinand Moeck
    Si a la alarma creada por los científicos no le hubiera seguido una reacción política, la capa de ozono que rodea el planeta habría perdido ya más del 40% de su densidad por encima del Polo Sur y habría aparecido un nuevo agujero en el Polo Norte.
  • El crecimiento, un culto en peligro de extinción

    Jean Gadrey
    Aunque el crecimiento volviera a los países desarrollados, éste impediría alcanzar los objetivos climáticos.
  • Un “Fondo Verde” aún anémico

    Varios bancos multilaterales de desarrollo anunciaron a principio de octubre nuevos compromisos para financiar las medidas de atenuación y de adaptación del cambio climático. Sin embargo, las cantidades disponibles siguen siendo escasas en comparación con los cientos de miles de millones de dólares que se siguen invirtiendo cada año en la exploración de nuevos recursos fósiles o en las ayudas (...)
  • El teatro de sombras de las negociaciones internacionales

    Agnès Sinaï
    La lentitud de las negociaciones climáticas contrasta con la gran aceleración de la historia humana; mientras tanto, las instancias internacionales se muestran impotentes para inventar herramientas y formas de pensamiento a la altura de los desafíos.

Cartografía

Vulnerabilidad al cambio climático

Miniatura del mapa

Cartografía

¿Somos todos responsables?

Miniatura del mapa

Otros mapas

Todos los mapas