ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/11 > La apuesta siria de Moscú

Vladímir Putin al rescate de Bachar el Asad

La apuesta siria de Moscú

Con su entrada en el teatro de operaciones sirio, el ejército ruso pretende demostrar su capacidad para honrar sus alianzas regionales y defender sus intereses estratégicos. Al reafirmar una antigua cooperación con el régimen de Bachar el Asad, el presidente Vladímir Putin espera tener mayor peso en la reconfiguración de Oriente Próximo. Pero también corre el riesgo de desvelar los límites del poder ruso.

por Alexei Malachenko, noviembre de 2015

La irrupción en el cielo de Oriente Próximo de los Sukhoi SU-34 y de los misiles de crucero Kalibr disparados desde el Mar Caspio modificó, por lo menos de forma provisional, la relación de fuerzas en el campo de batalla sirio. La intensidad de los bombardeos permitió que las tropas gubernamentales retomaran la ofensiva. Este apoyo táctico de Vladímir Putin a Bachar el Asad realmente no es ninguna sorpresa: Siria representaba el último vestigio de la presencia rusa en Oriente Próximo, el símbolo de una grandeza pasada. Su constante apoyo al régimen en el poder llevó al Kremlin, entre otras cosas, a desempeñar un papel decisivo, en el verano de 2013, en la organización del desmantelamiento de su arsenal químico con el objetivo de evitar una intervención occidental. Y contradice a aquellos que, considerando que ya no tenía intereses más allá del espacio postsoviético, pretendían situar a Rusia entre (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.