ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/04 > Social-pesimismo a la francesa

Un año de presidencia socialista

Social-pesimismo a la francesa

Sería exagerado asegurar que el presidente de la República Francesa, François Hollande, fue elegido, hace cerca de un año, con entusiasmo y en espera de que trajera rupturas. Y, sin embargo, ha conseguido decepcionar a su electorado. Del abandono de la reforma fiscal a la ausencia de política industrial, de la revisión del código laboral a la de las jubilaciones, la bomba de la austeridad causa estragos.

por Martine Bulard, abril de 2013

Acusado en ocasiones de inmovilismo, Framçois Hollande no ha dejado de actuar desde su llegada al poder, mientras que François Mitterrand necesitó dos años para realizar el giro hacia la austeridad, en 1983, tras una serie de reformas estructurales nada despreciables. Le han bastado seis meses al segundo presidente socialista de la V República para actuar como un liberal con el entusiasmo de un convencido. El primero simbolizó el abandono de las capas obreras y populares de la sociedad, que continúan olvidadas. Su sucesor ha añadido el divorcio con una gran parte de las clases medias.

El editorialista del diario económico Les Echos, Jean-Marc Vittori, no ocultaba su satisfacción tras el viaje del presidente a Dijon, a mediados de marzo, al escribir: “François Hollande está esbozando una política extremadamente ambiciosa, en particular para un gobierno de izquierdas: desmontaje de la protección social, reducción del tamaño del Estado, incremento de la productividad (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.