ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/02 > ¿Quién teme la iniciativa ciudadana?

Escalada represiva, aspiraciones democráticas

¿Quién teme la iniciativa ciudadana?

Al reclamar la instauración de un referéndum de iniciativa ciudadana (RIC), los “chalecos amarillos” han iniciado un debate centrado en el referéndum. No obstante, solo se trata de una vía de expresión de la iniciativa ciudadana, favorecida en varios países. Las condiciones del intercambio de información y del debate público, bajo el control de gobernantes preocupados por proteger el orden establecido, siguen siendo determinantes.

por Guillaume Gourgues y Julien O’Miel, febrero de 2019

Desde principios del siglo XX, el deseo de apoyar la iniciativa ciudadana ha inspirado diversos mecanismos legales. Estos permiten a los electores imponer a las instituciones la apertura de un debate, la revisión de una ley o la organización de una votación. De ese modo, los ciudadanos pueden contribuir, en teoría, a definir el orden y la naturaleza de las políticas a implantar. Aunque es difícil extraer enseñanzas generales de experimentos tan dispares como los referéndums de iniciativa popular de Colorado o la ley de participación de la Toscana, sí se observan dos elementos recurrentes: la iniciativa ciudadana está muy controlada, y esta corre el riesgo de dar lugar a una reinvención de las reglas del juego cuando se refiere a temas que las elites políticas no desean someter a debate.

De hecho, podemos recordar una obviedad: como muchas reformas “participativas” de la democracia representativa, la introducción del principio de iniciativa (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.