ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/03 > Perú, conflictos en las minas y en las cárceles

¿Qué hacer con los presos de ‘Sendero Luminoso’?

Perú, conflictos en las minas y en las cárceles

Desde su toma de posesión, el 28 de julio de 2011, Ollanta Humala, teniente coronel retirado y jefe del Partido Nacional Peruano, gobierna el corazón del antiguo imperio inca. Elegido por su programa de centro-izquierda, el nuevo presidente ha firmado acuerdos de explotación minera con empresas transnacionales acusadas por los campesinos indígenas de comprometer, con sus brutales métodos extractivos, la estabilidad ambiental y ecológica de algunas zonas andinas. Las protestas se han multiplicado. Y bajo el amparo del Estado de Emergencia, la represión ha sido extremadamente violenta; en la región de Cajamarca, ha causado varios muertos.

Por otra parte, los detenidos del movimiento marxista-leninista-maoísta Sendero Luminoso, que llevan decenios encerrados en cárceles de alta seguridad, reclaman, en nombre del respeto de los derechos humanos, una solución política que ponga fin a la “guerra contra el terrorismo” y permita al fin su excarcelación.

por Anouk Guiné, marzo de 2013

Desde julio de 2012, en Perú, varios pobladores opuestos al proyecto minero Conga, en la región de Cajamarca, han muerto en enfrentamientos con la policía. Otros muchos han sido detenidos arbitrariamente por no querer servir a la transnacional estadounidense Newmont. Hasta la fecha, en todo el país, han fallecido por causas semejantes 25 personas. A inicios del 2013, empezaron también conflictos en Kañaris (Lambayeque) por el proyecto minero de la empresa Candente Copper (Canada). En 2012, vía consulta popular a más de 3.000 campesinos, un 97% votó “no” a la actividad minera, resultado que la empresa canadiense no parece tomar en cuenta. Mientras sus acciones registran un alza de 61,5% en la Bolsa de Lima, esta transnacional ofrece a la comunidad indígena llevar a cabo proyectos económico-sociales. Una limosna para los que el Estado despoja, como siempre ha ocurido desde la época de la colonia. Los campesinos pidieron la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD en español