ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/01 > "Pedí una pistola para defenderme"

Entrevista a Rafael Correa, presidente de Ecuador

"Pedí una pistola para defenderme"

El 30 de septiembre pasado, el principal regimento de policía de Quito se sublevó contra el Presidente Rafael Correa que está llevando a cabo audaces reformas progresistas en Ecuador. El intento de golpe de Estado causó 8 muertos y 275 heridos, pero fue abortado. ¿Qué lecciones políticas ha sacado el Presidente de esa tentativa de derrocamiento? Para hablar de ello, de la Revolución Ciudadana, de la evolución de América Latina y de diferentes frentes de política internacional, Rafael Correa nos recibe en el salón protocolar del Palacio Carondelet, en Quito.

Editorial, por Ignacio Ramonet, enero de 2011

La tentativa de magnicidio del 30 de septiembre, usted la ha calificado de Golpe de Estado. Algunas personas dicen que no lo fue. ¿Por qué considera usted que fue un Golpe y no un simple motín policial?

Rafael Correa: Mi querido Ignacio, resulta que no sólo yo, sino los propios países de Iberoamérica han declarado, en la última cumbre de Mar del Plata, su rechazo al “golpe de Estado del 30 de septiembre en Ecuador” porque de eso no hay ninguna duda. Sólo un ciego podría negarlo. Quien lo duda es esa prensa corrupta que no busca la verdad; busca hacerle daño al Gobierno. Si nosotros decimos blanco, ellos tienen que decir negro, sólo para desgastar al Gobierno. Pero en todo caso, basándose simplemente en la sociología política latinoamericana, dada la historia de América Latina, un motín de una Fuerza Armada ya se considera Golpe de Estado.

Los policías fueron claramente utilizados (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

(Una versión larga y completa de esta entrevista está disponible en nuestro sitio web: www.monde-diplomatique.es)