ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/07 > Luchas por el poder en Irán

Legitimidad religiosa, legitimidad democrática

Luchas por el poder en Irán

Tras más de cuatro años de ausencia, un embajador de Estados Unidos retorna a Siria. Paralelamente, Washington ha intensificado sus presiones sobre el Gobierno israelí para obtener, en primer lugar, el cese total de la colonización de los territorios ocupados, comprendido Jerusalén-Este, el reconocimiento del derecho de los palestinos a un Estado viable y el restablecimiento rápido de negociaciones de paz. Por último, Barack Obama se ha mostrado dispuesto a un diálogo con Teherán sobre todos los temas de interés común, desde Irak a Afganistán pasando por la cuestión nuclear y el conflicto palestino-israelí. Pero las elecciones presidenciales iraníes del 12 de junio, con los fraudes, las manifestaciones, los muertos y la violenta represión a la oposición, hacen esta apertura más arriesgada. Y la crisis, que ilustra las profundas divisiones en el mismo seno de las elites gobernantes, podría desembocar en propuestas nacionalistas frente a occidente, destinadas a reagrupar a la población alrededor del poder.

por Ahmad Salamatian, julio de 2009

“No actúen como personas a las que sólo les quedan unos meses de mandato, prepárense para cinco años más de ejercicio”. Así, dirigiéndose a los miembros del Gobierno, nueve meses antes de la elección presidencial del 12 de junio de 2009, el ayatolá Ali Jamenei no dudaba en hacer públicas sus preferencias en favor de la prolongación del mandato de su protegido, Mahmud Ahmadineyad. Una muestra de la responsabilidad del Guía en la crisis actual: decidió consolidar su autoridad, deshacerse de todos sus adversarios en el seno mismo del poder y contrariar toda dinámica de reforma.

La elección presidencial de 2005 le había abierto el camino. Tras dos mandatos del presidente Mohamed Jatamí, el desencanto popular era grande: por cierto, los reformistas habían ampliado el campo de las libertades, pero se ha­bían­ mostrado incapaces de resolver los problemas económicos y sociales del país­. Ocho candidatos fueron autorizados a presentarse y, a (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.