Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/07 > Quiebra política

Quiebra política

La ciudad de Dongguan, lejos de representar la situación de la industria china en su conjunto, se halla en el ojo del huracán.

por Tristan de Bourbon, julio de 2009

Esta ciudad se hunde en el corazón de la provincia de Guangdong, uno de los centros chinos de producción y de exportación de juguetes, muebles, calzado y textiles. “Muchas fábricas cerraron –cuenta Mei Hua, una obrera de 26 años originaria de la provincia de Jiangxi e instalada actualmente en Chenghai–. Mis padres aún viven allí. Ellos me dicen que los salarios por hora han bajado todavía más, aunque ya eran más bajos que aquí y es más difícil encontrar trabajo en las fábricas”. Para darles una ocupación a los migrantes, la municipalidad lanzó una gran operación de reparación de su infraestructura, gracias a los fondos votados durante el plan nacional de recuperación gubernamental. Así es como Dongguan se ha visto transformada en un queso gruyere gigante donde pululan miles de obreros. Esas dificultades no son completamente imputables a la crisis internacional. En efecto, la caída de Dongguan comenzó mucho antes (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Artículo anterior

La crisis vista desde China

Artículo siguiente

Luchas por el poder en Irán