ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/12 > Los enfrentamientos entre suníes y chiíes minan Pakistán

GOBERNANTES Y POTENCIAS EXTRANJERAS ATIZAN LAS DIVISIONES COMUNITARIAS

Los enfrentamientos entre suníes y chiíes minan Pakistán

Mientras que el general y ex presidente Pervez Musharraf está acusado de traición por haber impuesto el estado de emergencia en 2007, el Tribunal Supremo de Pakistán lanza sus redes en todas las direcciones. Pero este, tras haber consolidado el Estado de derecho, se arroga cada vez más prerrogativas y preocupa a los demócratas. Un juego peligroso en el momento en que la cohesión nacional sufre los enfrentamientos sectarios entre chiíes y suníes.

por Christophe Jaffrelot, diciembre de 2013

Si bien los chiíes apenas representan alrededor de una quinta parte de los paquistaníes, el conflicto con los suníes es un desafío para el país que no sería exagerado calificar como existencial. Los fundadores habían concebido a Pakistán como la tierra de acogida de los musulmanes de Asia del Sur y esta línea demarcadora pone en cuestión la unidad islámica.

El sectarismo –según el nombre en clave que designa al conflicto entre suníes y chiíes en Pakistán– es tan contrario al espíritu del proyecto paquistaní que sólo podía ser un producto de importación. Si bien existían tensiones latentes en la India británica, estas nunca interfirieron con la ideología de la Liga Musulmana. Su líder –y fundador de Pakistán–, Muhammad Alí Jinnah, era ismaelita, es decir, miembro de una corriente del chiísmo, y el país ha tenido otros líderes chiíes, tanto militares, como Muhammad Yahya Khan (1917-1980), presidente desde 1969 hasta 1971, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Cartografía

Los enfrentamientos entre suníes y chiíes minan Pakistán

Miniatura del mapa

Otros mapas

Todos los mapas