ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/06 > Los campesinos mozambiqueños logran que la agroindustria recule

Un proyecto de acaparamiento de tierras disfrazado de promesa de desarrollo

Los campesinos mozambiqueños logran que la agroindustria recule

Los agroindustriales del Sur se asemejan a los del Norte: sueñan con obtener ganancias fáciles desarrollando los cultivos comerciales en detrimento del campesinado centrado en la agricultura de subsistencia. Así nació el proyecto ProSavana, que asocia a Japón y a Brasil con Mozambique. No obstante, la inédita resistencia de los campesinos de los tres Estados ha permitido paralizar la operación.

por Stefano Liberti, junio de 2018

Nakarari, pueblo perdido en la sabana, en el distrito de Malami, a 2.000 kilómetros al norte de Maputo. Bajo el mango, sentados en el suelo o sobre endebles bancos de madera, unos cuarenta hombres y mujeres reciben a los visitantes. A su alrededor, un grupo de niños salta como un resorte cada vez que una fruta cae de las ramas. El secretario del poblado toma la palabra. Con la cara bronceada y las manos callosas propias de quien trabaja la tierra desde hace tiempo, Agostinho Mocernea se muestra severo: “No debemos creernos lo que dice el Gobierno. Debemos continuar diciendo no”. Después pasa la palabra a los representantes de las organizaciones campesinas recién llegados de las localidades vecinas. “El Gobierno se encuentra en un callejón sin salida”, afirma Dionísio Mepoteia, de la Unión Nacional de Campesinos (União Nacional de Camponeses, UNAC). “Nuestra lucha nos ha permitido obtener una primera victoria (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Recuadro

Algunas fechas