ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2006 > 2006/08 > Los belgas están comprando Francia

Patronos más modestos y menos inflexibles

Los belgas están comprando Francia

Discretamente, la compra de empresas francesas por parte de firmas belgas sigue aumentando. Nombres famosos, como el semanario L’Express, la cadena de restaurantes Hippopotamus, o el célebre cabaret parisino Crazy Horse, tienen ya un propietario belga. Esa tendencia casi imperceptible afecta a diversos sectores. Por el contrario, algunas grandes fortunas francesas aprecian los encantos fiscales del reino vecino.

por Michael Sephiha, agosto de 2006

En abril pasado, la revista económica belga Trends Tendances anunciaba en su portada: “Albert, rey de Francia... de los negocios”. Junto a ese título podía verse un fotomontaje donde el millonario belga Albert Frère aparecía luciendo una peluca color malva y disfrazado de Luis XIV.

Más allá de la broma, las afirmaciones de la revista económica son muy serias. En los últimos años, Albert Frère y algunos otros empresarios belgas han realizado numerosas inversiones y comprado cantidad de firmas en Francia. El millonario de Charleroi lidera esa corriente. “Controla una especie de mini índice CAC-40 (Cotización Asistida en el Mercado Continuo) al que añade pepitas de oro descubiertas en diversos sectores. La participación que tiene en firmas francesas supera los 14.500 millones de euros” indica el periódico. La lista de las inversiones de Albert Frère en Francia es larga: es el mayor accionista privado del grupo de energía Suez y del (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.