ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/12 > Lo que las abejas susurran a los humanos

Un destino animal símbolo de la biodiversidad

Lo que las abejas susurran a los humanos

Ni las abejas están desapareciendo por todo el planeta ni toda la agricultura se vería amenazada necesariamente por su extinción. Por el contrario, acabar con estas creencias alarmistas debe permitir una mejor comprensión de lo que revelan las pérdidas sin precedentes que sufren los apicultores en algunas regiones del mundo, así como los importantes peligros que conllevan las profundas transformaciones de los sistemas agrícolas.

por Raúl Guillén, diciembre de 2017

Desde los primeros días soleados que preceden a la primavera, las abejas melíferas (Apis mellifera) salen de excursión. Distinta de las otras abejas sociales o solitarias, esta especie originaria de una región muy amplia, que engloba Europa, Oriente Próximo y África, ha sido domesticada en todo el planeta con numerosas variedades locales. Apretadas en racimos, las abejas libadoras han pasado los periodos más fríos en sus colmenas, contando solo con sus reservas de miel. Ha llegado el momento de que el apicultor realice sus primeras visitas… y constate la hecatombe.

“Cuando comencé, tenía un 5% de pérdidas en invierno. ¡Hoy tengo un 30%!”. Cuenta Bernard Tiron después de 35 años de oficio en Valgaudemar (Hautes-Alpes). Desde los años 1980, la mortalidad de las abejas se ha multiplicado en la mayor parte de las regiones templadas del globo: Europa, Japón, América del Sur, América del Norte. Por ejemplo, un autor canadiense se (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.