ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/12 > Injerencia rusa, de la obsesión a la paranoia

El sospechoso ideal de las elites occidentales

Injerencia rusa, de la obsesión a la paranoia

¿Pudo una injerencia de Moscú alterar el resultado de las últimas elecciones presidenciales estadounidenses? La hipótesis, que obsesiona a la prensa, es tratada con tanta pasión como una guerra y comisiones parlamentarias están investigando al respecto. Asimismo, del brexit al referéndum catalán, cada escrutinio importante incorpora de ahora en adelante su variante de un “hackeo” o de una subversión rusa. Las pruebas, por su parte, se hacen esperar.

por Aaron Maté, diciembre de 2017
JPEG - 220.8 KB
Selçuk

Desde las elecciones presidenciales, no ha transcurrido un día sin que la cuestión de la supuesta injerencia de Moscú en los asuntos internos estadounidenses y la connivencia entre el entorno de Donald Trump y el de Vladímir Putin no agite a la clase política y los grandes medios de comunicación. En Estados Unidos, y más allá. Los responsables de los servicios de inteligencia estadounidenses sostienen que el Gobierno ruso ha “hackeado” correos y manipulado las redes sociales con el fin de favorecer la elección de Trump. El informe del Director de Inteligencia Nacional (DNI por sus siglas en inglés) de enero de 2017, profusamente citado, ciertamente contiene “formulaciones impactantes y la evaluación más detallada del expediente de acusación”, pero no provee de la “menor prueba”, tal y como destaca la publicación mensual The Atlantic (enero de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

Le Monde diplomatique y el semanario estadounidense The Nation han decidido establecer una colaboración. Ambas publicaciones compartiremos artículos destacados. The Nation ya ha publicado varios artículos de Le Monde diplomatique. Este mes retomamos –actualizándolo– un artículo publicado en The Nation el pasado octubre.