ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/12 > La invisible penosidad del trabajo femenino

La invisible penosidad del trabajo femenino

Para conseguir aprobar el aumento de la edad de jubilación, el Gobierno francés precedente prometió la creación de una “cuenta personal de prevención de la penosidad”, estableciendo el derecho a una jubilación más precoz. Los criterios no solo han sido reducidos por el actual equipo, sino que, además, la mayoría habían sido definidos en función del trabajo masculino. Los factores de riesgo a los que se exponen las mujeres siguen estando ocultos, como las tareas repetitivas o los trabajos de limpieza y de asistencia a personas.

por Cécile Andrzejewski, diciembre de 2017

Cuando se enteró de que tenía que dejar de trabajar, Béatrice Boulanger, asistente de ayuda a domicilio, lloró: “Quería mucho a mis abuelitas y abuelitos”, explica con una sonrisa. En esta soleada mañana de sábado, en el departamento francés de Pas-de-Calais, primero se ha tomado tiempo para servir el té, que remueve mientras enumera sus problemas: una prótesis de hombro, omartrosis (desgaste del cartílago de la articulación del hombro), una estenosis raquídea cervical, artrosis cervical y rizartrosis (artrosis en la base del pulgar). “Todos mis problemas de salud vienen de levantar peso, me lo ha dicho el cirujano”. El especialista también le confió que, a los 52 años, ya tenía “cuerpo de anciana”.

Después de haber trabajado en una fábrica de producción en cadena de pantalones durante diez años, Boulanger empezó a ir varias veces al día a casas de personas mayores, a veces gravemente enfermas, para ayudarlas a levantarse, a (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.