ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/03 > Las pantallas del desprecio

Las pantallas del desprecio

por Martin Winckler, marzo de 2004

Todos los años, en marzo, el director Maurice Frydland y el crítico Jacques Baudou presentan los Encuentros internacionales de televisión en la Comédie de Reims. Este festival popular, al que los grandes medios de comunicación no miran con buenos ojos, presenta a cientos de espectadores los telefilmes y series producidas en Italia, Reino Unido, Canadá, República Checa, Dinamarca, Japón, China (invitada de honor en 2003), Suecia, Bélgica, Estados Unidos y Francia. Amarga constatación: el más modesto de los telefilmes checos o daneses sorprende por su inteligencia, su carga emocional o su compromiso, mientras que la mayoría de las ficciones francesas, plagadas de lugares comunes y de personajes huecos, unen una afligente vacuidad a una vanidad desconcertante.

Desde 1945 la competencia y la emulación son la norma general en la televisión de Gran Bretaña, de manera que las ficciones británicas, cualquiera que sea su difusor, atestiguan una extraordinaria libertad de creación. En (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.