ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/07 > La Santísima Trinidad: Dios, la nación y el ejército

La Santísima Trinidad: Dios, la nación y el ejército

julio de 2005

El nacionalismo cumple funciones similares a las de la religión, y su “magia consiste en transformar el azar en destino”. La vinculación entre nacionalismo y religión en Estados Unidos siempre se ha manifestado en el carácter teleológico del discurso político nacional, fundamentalmente en la idea de un providencial destino manifiesto. Hoy en día, los discursos nacionalistas y religiosos se han fusionado explícitamente.

En un artículo que pasó casi desapercibido en el momento de su publicación, Samuel Huntington, conocido por su tesis sobre “el choque de civilizaciones” proponía un “nacionalismo robusto que unirá a la mayoría de los conservadores, que diferenciará claramente la política exterior conservadora de la liberal y que hablará al corazón de la gran masa del pueblo estadounidense”.

Ese programa, destinado a luchar contra la amenaza de desintegración interna, se articula a partir de una misteriosa unión entre Dios, la Nación y el Ejército. El credo conservador se apoya (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.