ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/09 > “La resistencia es la vía para restaurar la democracia”

Una entrevista exclusiva con Manuel Zelaya, presidente legítimo de Honduras

“La resistencia es la vía para restaurar la democracia”

Hace poco más de un año, el 28 de junio de 2009, un golpe de Estado organizado por sectores de la derecha, las Fuerzas Armadas y con el acuerdo, por lo menos tácito, de la Administración de Estados Unidos, derrocó a José Manuel Zelaya Rosales, Presidente legítimo de Honduras (2006-2010).

Desde el 27 de enero de 2010, Manuel Zelaya reside, exiliado, en la República Dominicana. Desde allí, liderando el Frente Nacional de la Resistencia Popular (FNRP), conduce su combate por la restauración de la democracia en su país.

Honduras se ha convertido en espacio de confrontación política y diplomática entre, por una parte, Estados Unidos y sus aliados locales (gobiernos de derechas y de centro-izquierda conservador) (1) y, por otra parte, los Estados progresistas (2) opuestos al retorno de las ambiciones imperialistas estadounidenses sobre América Latina, y que no reconocen al nuevo Presidente Porfirio Lobo.

En esta entrevista exclusiva para Le Monde diplomatique en español, realizada en Santo Domingo, el Presidente Manuel Zelaya analiza la situación en Honduras, y expone su visión geopolítica sobre América Central y sobre Latinoamérica en general, así como sobre el papel que juegan hoy en la región Estados Unidos. Asímismo juzga la acción de la Unión Europea. Y expone finalmente su estrategia para restablecer la democracia en Honduras.

por Christophe Ventura, septiembre de 2010

Poco más de un año después del golpe de Estado en Honduras [28 junio de 2009], y después de las “elecciones” del 28 de noviembre de 2009 que llevaron al poder a Porfirio Lobo, ¿cuál es la situación precisa en su país con respecto a temas de los que poco se habla: crisis económica y social, crisis política y democrática, represión y violación de los derechos humanos?

Manuel Zelaya: Un golpe de Estado es una tragedia y, como lo define el italiano Curzio Malaparte, es una ruptura sorpresiva y muchas veces violenta, el asalto de un poder del Estado contra otro. En el caso que nos ocupa, en que interviene la Fuerza Armada, gobiernan directamente los militares, a través de civiles. En Honduras, un año después, estamos viviendo las trágicas consecuencias de la subida al poder de una de las oligarquías más extremistas y criminales de Centroamérica. Diez familias son dueñas y (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

(Entrevista realizada por Christophe Ventura en Santo-Domingo [República Dominicana] el 13 de julio de 2010, y prolongada por vía escrita. Revisada por Manuel Zelaya en su versión final el 27 de julio de 2010.)

LMD en español