ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/09 > Ecuador ya no es una “república bananera”

Gracias a la “revolución ciudadana”

Ecuador ya no es una “república bananera”

Si una política de izquierdas se mide por la antipatía que genera en los medios empresariales, las reformas que conduce en Ecuador el Presidente Rafael Correa lo son sin duda mucho. Porque la mayoría de los empresarios con los que el autor de este reportaje conversó en Guayaquil, Quito, Cuenca o Riobamba, despotrican contra un Gobierno que, según ellos, “despilfarra el dinero en favor de los ‘piojosos’ y subvenciona a los holgazanes y a los pobres para conseguir sus votos”, todo ello en un tono de desprecio secular de clase y con una increíble agresividad. Semejantes opiniones no serían más que expresiones de despecho si no conformasen, en el fondo, una verdadera estrategia de desestabilización de la “Revolución Ciudadana”.

por Jean Ortiz, septiembre de 2010

Lejos del furor mediático de la oposición al Presidente Rafael Correa, la inestable canoa que surca las tumultuosas corrientes del río Napo nos conduce a otras realidades... Los indígenas de Ahuano, donde comienza la Amazonía, nacieron con el río. Pablo, indio quechua, gracias a la nueva Constitución de 2008 (aprobada por el 63,93% de los electores) y a la “Revolución Ciudadana”, se siente por fin ciudadano de pleno derecho: “Antes, nos consideraban simplemente folclore”. Los derechos de las comunidades indígenas (el 25% de la población), sus lenguas y sus culturas (catorce “nacionalidades”) han sido reconocidos, al igual que los derechos de la naturaleza (Capítulo 7 de la Constitución), una sorprendente innovación, semejante a la adoptada en la Bolivia del Presidente Evo Morales. El objetivo es conseguir “una nueva forma de coexistencia ciudadana, en diversidad y en armonía con la naturaleza, para alcanzar el “Sumak Kawsay”, el “buen vivir” (Preámbulo de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD en español